Marion-ética. Los "expertos" de la ONU imponen su ley

Desde el final de la guerra fría, se extiende por todo el planeta una nueva revolución cultural de corte laicista. Gobiernos y ciudadanos secundan sin rechistar su pautada hoja de ruta, y contribuyen activamente a su propagación. ¿Quién va a oponerse a los derechos de la mujer o del niño en el planeta?

Pero bajo esos derechos se esconde una nueva ética, fruto de las revoluciones feminista, sexual y cultural del siglo XX, que se filtra en los organismos internacionales y exige a gobiernos e instituciones una sumisión propia de marionetas.

La autora, tras una amplia investigación, ofrece al lector una información indispensable para entender muchas políticas y conductas actuales, entre ellas la ideología de género.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2011
304
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

4
Género: 

Comentarios

Imagen de Porto

Ante la fluctuación de valores, de sistemas éticos y de modelos de conducta tan diversos y a veces aberrantes, muchos se han levantado para defender una ética que esté arraigada en lo más profundo del hombre y que promocione su dignidad. Las publicaciones son numerosísimas y frecuentemente repetitivas, así que al ver un nuevo libro sobre el mismo tema nace una ligera sensación de rechazo suficiente para descartarlo.
No es que este libro sea totalmente original, pero está muy anclado en la realidad, aporta numerosos datos y no tiene un carácter dogmático, sino que va desarrollando los temas con gran sentido común y lógica. El mismo planteamiento histórico facilita que el lector vaya entrando en sus páginas con interés.
Tiene una finalidad práctica, quizá esto es lo que le hace distinto, que es proporcionar un conocimiento y un sentido a los conceptos claves y el modus operandi de la revolución cultural global, que se presenta como una nueva ética, un nuevo arte de vivir, que viene impuesto desde organismos e ideólogos que intentan manejar el pensamiento y la vida de las personas a nivel mundial: de ahí el original título.
Se trata de una ética laicista radical, es decir, excluyente de cualquier sentido trascendente del hombre, que se comienza a desarrollar después de la 2ª guerra mundial y que se consolida con la revolución sexual y cultural del siglo XX. Es una auténtica ética para marionetas, con un nuevo diseño sobre el bien y el mal (ya no es objetivo, sino subjetivo y fluctuante), que suprime todo fundamento antropológico y que va a imponer sus conceptos a una masa mundial culturalmente sin armas para defenderse.
Su capacidad de penetración es patente en nuestros días. Formas de vida y acciones que hasta mediados del siglo XX estaban totalmente proscritas y nadie dudaba de su maldad, son ahora conductas absolutamente corrientes (=buenas) y no aceptarlas implica el estar fuera de los tiempos. Ha sido un cambio radical, un pasarse al extremo más alejado. Pero ahora hemos llegado al límite, hemos sobrepasado todas las barreras y hasta los mitos sobre los que se fundó esta revolución han caído. Esos mitos fueron la superpoblación, liberación de la mujer y la opresión masculina, el amor libre,….
Después de un repaso minucioso y objetivo a lo largo de seis capítulos, se llega a un capítulo conclusivo optimista y animante, que abre un horizonte de luz en esta civilización postmoderna agonizante. Se completa el libro con unos apéndices en los que figuran nombres, instituciones y acontecimientos y que son muy valiosos y novedosos.
Y ¿a quién se dirige este libro? A los que todavía tienen clara su identidad –afirma la autora- y pueden ser un baluarte para ofrecer soluciones al mundo.