C. S. Lewis. Su biografía

Cincuenta años después de su muerte, C. S. Lewis continúa fascinando. Autor de las Crónicas de Narnia -llevadas a la gran pantalla-, sus numerosos ensayos muestran una lucidez sorprendente, donde el ya conocido pensador ateo se convierte en uno de los más agudos pensadores cristianos.
Tras examinar su correspondencia, el autor ahonda en su itinerario hacia Dios y ayuda a entender cómo el genio excéntrico llega, de modo inevitable, a ser un sincero profeta de nuestro tiempo

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
368
978-84-321-4393
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de JESUS JIMENO

El tema  del dolor, el sufrimiento, representa un ejemplo adecuado para entender a Lewis. Era un hombre reflexivo, que vivía y pensaba sobre su vida, que no sólo se había convertido a la Iglesia Anglicana, sino que también expresaba sus convicciones en obras tan profundas como Mero Cristianismo, Cartas del diablo a su sobrino (libro sencillo y extraordinario) y otras tantas donde Dios, el cielo, el pecado y otros temas se vuelven centrales y objeto de su vocación por expandir la fe.

Los lectores con fe o más proclives a los asuntos religiosos pueden leer con mayor interés a C. S. Lewis, pero su literatura tiene valor en sí y puede ser leída por quienes no comparten sus convicciones, como ocurre en autores como Chesterton, por mencionar a uno que fue influyente para Jack. Las películas sobre el escritor también han contribuido a revitalizar su figura décadas después de su muerte.
La lectura de C. S. Lewis en su polifacética obra sigue siendo un privilegio. Algunos se concentrarán en la religión y la conversión, otros en su reflexión sobre los grandes temas humanos (el amor, el dolor, la muerte), muchos apreciarán simplemente su obra de literatura fantástica y la creatividad que inunda sus libros.

En cualquier caso, todos agradeceremos sus años de generosa actividad intelectual que, a cincuenta años de su muerte, nos permite seguir gozando de sus personajes, de sus ideas, y ciertamente también de su vida.