Sapiens

Entrega final de una serie de trabajos sobre evolución humana escritas por un eminente antropólogo judío.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
493
9788499926223

Subtítulo: De animales a dioses

Valoración CDL
2
Valoración Socios
1.333332
Average: 1.3 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

1
2
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de enc

Lo primero que nos preguntamos a la hora de comentar "Sapiens" es qué tipo de obra es: si científica, histórica o filosófica. El autor se presenta como historiador del mundo y de los grandes procesos macrohistóricos, pero no menciona hechos concretos, fechas, citas, autores, etc. Gran parte del libro está basado en afirmaciones del tipo "los especialistas piensan...", "algunos autores dicen..."; hipótesis que el autor da por buenas. Hay que decir que cuando se habla en este contexto de evolución, no se trata del evolucionismo como doctrina científica, sino de la evolución cultural y técnica de la humanidad a lo largo de los siglos, o sea, del progreso. Éste no está sometido a la necesidad sino a la libertad. De hecho el autor niega expresamente la libertad humana (pág.128) desde su perspectiva biologicista.

Para él algunos elementos que jalonan la historia son: a) La revolución cognitiva. b) Los imperios y c) Las religiones. Sobre la revolución cognitiva estamos de acuerdo. Se produce cuando el hombre (el mono según el autor) comienza a pensar y a partir de ahi aparecen la escritura, el arte, la ciencia y la tecnología como escalones sucesivos. Sobre los Imperios o las Religiones no se nos alcanza como pueden considerarse escalones en la evolución humana. Los imperios aparecen y desaparecen, y algo parecido podemos decir de las religiones. El autor cita animismo, politeismo, religiones dualistas, monoteistas y filosofías no religiosas como podría ser el budismo. ¿Se trata de escalones en la evolución de la humanidad? No lo creo, pero sí se nota un cierto sentido de evolución, de perfeccionamiento, siempre sujeto a la libertad individual.

El autor proclama el ateismo: "No hay dioses en el universo,..." (pág.41). Habla de las religiones como de realidades imaginadas. Se burla repetidamente del cristianismo y especialmente de la religión católica. Esta actitud produce escalofríos. Los judíos denuncian el antisemitismo y simultáneamente se burlan de las creencias de los demás. El resultado puede ser muy negativo. "Nadie ha encontrado el alma" -escribe. El autor utliza una perspectiva biologicista del hombre. Se trataría de un animal más, y por consiguiente sus exigencias y características son puramente biológicas, sujetas a la necesidad y no a la libertad. Quizá lo más interesante del libro sean las referencias arquelógicas. Algo se puede deducir de los hallazgos arqueológicos de cara a la naturaleza y evolución de la humanidad a lo largo de milenios.

Que la humanidad ha evolucionado y se ha ido superando a sí misma a lo largo de los siglos es una realidad incontestable. Convendría, por tanto, que los que creemos que Dios es Creador y Señor de la historia nos enfrentásemos a este hecho, la evolución cultural y técnica, y supiéramos analizarlo. No todo está en la Biblia. También la historia es un libro sagrado y en élla -a través del conocimiento de la naturaleza humana- podemos descubrir la acción de Dios en el mundo. La inteligencia y la sabiduría son dones de Dios y se pueden utilizar para el bien o para el mal. Sería bueno que los que disfrutamos de una perspectiva creyente supiéramos encontrar y exponer las líneas fundamentales de esa historia y de la misión que Él ha encomendado a los hombres.

La última pregunta que nos plantea este libro es porqué, si es tan poco riguroso, ha vendido, según se dice, millones de ejemplares en todo el mundo. Diré dos cosas. En primer lugar sus principios son los de cualquier filosofía contemporánea: materialismo y rechazo de Dios (también el diablo tiene una librería). En segundo lugar puede que se hayan vendido muchos ejemplares pero dudo que se hayan leído. El libro comienza con un lenguaje sencillo, pero se va complicando paulatinamente hasta terminar con un ensayo indigerible sobre el capitalismo y la felicidad.

Considero que esta obra carece de interés para aquellas personas que prefieren un modo de pensar riguroso. Los que busquen una opción ideológica la encontrarán en cualquiera de sus páginas. Que el autor sea un eminente antropólogo lo desconozco. En la presentación del libro se afirma que Harari es historiador especializado en historia medieval y militar. Hay un refrán que dice que quien mucho abarca poco aprieta y la historia del mundo es mucha historia. De hecho, si consultamos en los Agradecimientos del libro, ahí cita a muchos profesores de la Universidad Hebrea de Jerusalén, e incluso a los estudiantes del curso de "Historia del mundo" "por sus valiosos consejos y ayuda". Que se deje aconsejar y ayudar por media Universidad, incluídos sus estudiantes, sugiere que quizás se mueve todo a un nivel de aficionados.

Imagen de aita

Una teoría evolucionista sobre la historia del hombre escrita con demasiada seguridad, sin datos comprobados necesarios, pero que ha cautivado a muchos ingenuos que quería  ser engañados. Leer artículo>>