En vanguardia

Biografía de Guadalupe Ortiz de Landázuri, primera mujer que llevó el mensaje del Opus Dei fuera de España. El Papa Francisco decretó que fuera beatificada por la Iglesia católica en mayo de 2019. En México impulsó eficazmente la educación y la promoción profesional y humana de numerosas mujeres. Enseñó Química en Madrid, fue catedrática de Escuela Industrial e inició un centro de formación en Ciencias Domésticas.

Semblanza biográfica de la próxima beata Guadalupe.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2019
310
9788432151095

Subtítulo: Guadalupe Ortiz de Landázuri (1916-1975)

Valoración CDL
4
Valoración Socios
4
Average: 4 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de José Ignacio Peláez Albendea

Biografía de una de las primeras mujeres del Opus Dei, beatificada el sábado 18 de mayo de 2019 en Vista Alegre (Madrid).

Licenciada y Doctora en Ciencias Químicas por la Universidad Complutense, impartió clases en el Liceo Francés, Colegio de las Irlandesas, Instituto Ramiro de Maeztu y la Escuela de Maestría Industrial de la calle Santa Engracia (Madrid).

La autora, profesora de Historia en la Universidad de Navarra, ha centrado su investigación, entre otros ámbitos, en historia de la comunicación y en historia de mujeres en el siglo XX.

Los hechos que narra están muy bien contextualizados en la época con estadísticas, hechos relevantes paralelos y marco geográfico, jurídico y antropológico.

Este contexto ayuda a entender bien al personaje y la relevancia de las tareas que emprendió: universitaria y estudiante de Ciencias Químicas, cuando había pocas mujeres que estudiaban en la universidad y poquísimas que cursaban ciencias; fue la directora de la primera residencia de universitarias promovida en Madrid por las mujeres del Opus Dei, cuando había muy pocas de este tipo (la Residencia de la Institución Libre de Enseñanza y la de la Institución Teresiana); la primera que comenzó la labor apostólica del Opus Dei con mujeres en otro país, México…

Un amplio capítulo del libro está dedicado a los casi seis años que pasó en México y las iniciativas que emprendió: residencias universitarias en México y Monterrey, escuelas para campesinas y una gran labor social en la antigua hacienda de Montefalco, etc.

La autora ha desgranado con acierto el contenido de archivos, diarios de los Centros y las Agendas y el epistolario de Guadalupe, que da el frescor de algo vivo y cercano a las peripecias e inquietudes de la protagonista.

Particularmente valiosa es la correspondencia de la nueva beata con san Josemaría Escrivá de Balaguer, del que se ha recogido una selección en el libro Letras a un santo; en ella Guadalupe abre su alma a san Josemaría y le cuenta su vida, sus luchas y sus defectos, las actividades apostólicas que desarrolla y sobre todo, su oración, su interioridad y su diálogo con Dios y sus grandes deseos de ser santa y de agradar a Dios, con una sencillez y confianza que animan al lector a mejorar y andar ese camino de santificación en medio del mundo en el trabajo y en las circunstancias ordinarias de la vida: Guadalupe fue definida en la beatificación como “la santa de la normalidad”.

El libro está muy bien escrito y se lee con gusto y ganas, es de esos libros que deseas que no se acabe, para seguir leyéndolo, en parte por el personaje tan amable y en parte por el excelente texto que ha logrado escribir la autora.

Imagen de acabrero

Me parece que es una de las mejores biografías de santos que he leído, y el motivo es claro: independientemente del planteamiento histórico, que es correcto y bien planteado, y de la redacción, que tiene escasa relevancia, lo que me parece inigualable es la cantidad de cartas de que se disponen y que tan acertadamente se exponen en este relato. Esto hace que la historia que se cuenta resulte especialmente auténtica y, por ello, notoriamente ejemplar.

A través de las muchas cartas que Guadalupe escribió se vislumbra un alma santa. No hay trampa ni cartón, nadie podría decir que el hagiógrafo se está excediendo, porque las cartas son auténticas, y el conjunto de todas ellas se manifiesta como verídico. Y lo que se ve en las cartas es una mujer feliz. Básicamente, porque su vida es de total entrega.

Me parece muy atrayente, difícil de dejar cuando se ha empezado a leer, porque es fuerte el contraste entre lo que es una vida normal, sin hechos llamativos, y una vida santa. La conclusión que uno saca es que estamos ante una santa que no ha salido en ningún momento de su vida normal. Leer artículo >>

Imagen de aita

"Cuando quedan apenas unos días para la beatificación de Guadalupe Ortiz de Landázuri, (1916-1975) acaba de publicarse una de las biografías más documentadas e importantes sobre la ya próxima beata que, sin duda está llamada a convertirse en punto habitual de referencia sobre esta madrileña..."

Una extraordinaria semblanza biográfica para una santa de nuestros días. Leer artículo >>