666

El mundo de finales del siglo 20 es un mundo extraño: la irreligión y el "sindiosismo" avanzan, el globo esta dividivo en varios imperios y algunos paises republicanos. El oro no es ya el valor de referencia. El papa es un anciano a punto de fallecer.
Ante esta situacion, en Argentina vive Fray Plácido, un fraile Gregoriano que ve como su orden agoniza, aunque una esperanza se asoma: se ordenan seis sacerdotes en su orden. El mas brillante de esos sacerdotes es Fray Simón de Samaría, en quien el anciano tiene puestas sus esperanzas.
Un condenado Voltaire se aparece a fray Plácido anunciandole la proxima venida del anticristo y el fin de los tiempos.
Los Hechos se suceden y los signos de los tiempos van apareciendo inexorablemente ante la atónita mirada de nuestro anciano fraile: fray Simon, empujado por una misteriosa mujer, llamada Juana Tabor, está al borde del precipicio; ansía ser Papa para "reformar" la Iglesia, sin sospechar que esta siendo utilizado por el anticristo para realizar sus designios.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
280
978-84-934595-2
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de tajamata

Novela complicada de encuadrar y en muchos aspectos trasnochada.
Todas las novelas "futurologicas" corren el peligro de resultar ridiculas cuando se leen en los tiempos en que sucede la acciòn, y éste es el caso de 666: el mundo actual es un paraiso en comparaciòn con el cuadro mostrado por el autor.
La trama se encuentra un poco cogida por los pelos, con una narraciòn algo atropellada, deteniendose en detallar al maximo algunas escenas y pasando otras excesivamente rápido.
Con todo, el asunto esta tratado con seriedad, sin recurrir a misterios impenetrables, lo cual es muy de agradecer en el moento actual, en el que pululan tantas obras truculentas sin el mas minimo apice de credibilidad. El autor se ciñe rigurosamente a las escrituras para desarrollar los hechos,con una ortodoxia de envidiar (que ya quisieran para si muchos "teologos").
Recomendable para el publico interesado en la escatologia.