Al Dios desconocido

Buscadores de Dios somos todos. Este libro intenta ayudarte a descubrirlo, a saber un poco más de ese Dios todavía bastante desconocido.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2008
111
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de JOL

Leemos al principio: «Dicen que de la abundancia del corazón habla la boca… también la pluma». Porque es un libro escrito con el corazón, con muchas ganas de transmitir una fe cálida y vital. Está dirigido a un público amplio y por eso puede ayudar a muchos, sin molestar a nadie.

Pero la autora ha escrito también con la cabeza, después de meditar muchas veces los Evangelios, las verdades de la fe, escritos de santos, o autores de espiritualidad. Y sobre todo aprovecha bien las experiencias de fe.
El lector encontrará aquí una miscelánea de pensamientos, recogidos durante años, del acerbo cristiano, escuchados quizá en homilías, en pláticas, o meditaciones. Sigue un estilo sincopado al hilo de la fe y del corazón, primando la naturalidad en la exposición y sin un esquema rígido de citas. Los pensamientos se mantienen unidos en torno a los diversos apartados. Empieza evocando el «silencio creador», para meterse después en el amor de Dios y la caridad que hace libre a la persona. El camino sigue con Jesucristo y la acción del Espíritu Santo, moviendo a ser fuertes en la fe y a practicar con naturalidad las virtudes cristianas. Así el cristiano colabora en la expansión del Reino de Dios. Y acaba con una encendida reflexión sobre la Madre de todos.