Al Morir Don Quijote

Un caluroso día de octubre de 1614 moría el señor Alonso Quijano, conocido como don Quijote de la Mancha, asistido por su sobrina y el ama y rodeado de sus amigos, y el mismo día, por la tarde, se le enterraba en presencia de todo el pueblo. La novela de don Quijote había llegado a su término, pero no así la de muchos a los que la vida increíble del ingenioso hidalgo había sacado de su previsible anonimato. Y si don Quijote había tenido su novela, también la tuvieron, muerto él y por haber trenzado sus vidas con la suya, Sancho Panza, Dulcinea el ama, la sobrina, el bachiller Sansón Carrasco, Cardenia, Luscinda, el cautivo capitán Biedma, los duque Ginés de Pasamonte, Roque Guinart, Ricote y cuantos quedaron marcados para siempre por la inagotable humanidad de quien fue tenido en su tiempo por el mayor y más gracioso de los locos.
De sus vidas, de sus novelas se habla en esta historia. Hace quinientos años empezó una historia que no ha terminado aún, porque las vidas, como las novelas, a un tiempo que propagan bajo tierra sus raíces, multiplican sus ramas hasta formar esta copiosa trama que llamamos vida, donde la realidad y la ficción a menudo no quieren decir lo que parece.

.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
411
2014
416
978-84-233-4864

Colección: Contemporánea

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de Manu

Trapiello escribe bien. Cuando se trata de Cervantes y lo que tenga que ver con él, el dominio que tiene del tema abordado le ayuda a dar agilidad a un relato en el que la imaginación ayuda a suponer lo que pudo ser la vida de Sancho posterior a la muerte de don Quijote. Su valor especial viene por la calidad del relato y por su buena contextualización

Imagen de Perandones

Este nuevo libro de Andrés Trapiello muestra que su autor es un maestro. El estilo es depurado y está escrito con el lenguaje muy cuidado. La trama es interesante y te adentra en el mundo del Quijote y en la España del siglo XVII. Es meritorio lo bien que están escrito libros tan distintos como "Días y noches" y "Al morir don Quijote". No es extyaño que le lluevan los premios. Por otra parte, también es un consumado poeta de corte machadiano. Un escritor que descolla por su trabajo, por su dedicación y por sus valores literarios.