Alves & Cia

Un hombre de negocios descubre que su mujer le traiciona. Todo un caballero, pero también todo un comerciante habituado a evaluar pérdidas y beneficios, intuye los problemas que le causaría reparar su honor. La obra conserva intacta toda su sutileza y su humor.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
132

Publicado -póstumo- en 1925.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.5
Average: 2.5 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

El psicólogo Rafael Santandreu, en su libro "El arte de no amargarse la vida", elabora lo que llama el top ten de las ideas irracionales. Son -escribe- ideas irracionales muy extendidas que se trasmiten por influencia social" (pág.57). Entre éstas incluye la siguiente: "Si mi pareja me pone los cuernos no puedo continuar con esa relación. La infidelidad es una cosa terrible" (pág.56). Ese es, precisamente, el problema que planteaba Eça de Queiroz hace más de cien años. ¿Cuál es la reacción correcta ante un devaneo amoroso del cónyuge? Veamos la historia:

Don Godofredo Alves es un hombre de mediana edad casado con la hermosa Lulú, a la que adora. Ella le hace muy agradable la vida doméstica. El socio de Alves en la empresa es Machado, un joven soltero y enamoradizo. Un día Alves descubre a Machado abrazando a Lulú. Nuestro hombre expulsa a la infiel del domicilio familiar y decide matar a Machado o morir. Sólo uno de los socios debe sobrevivir. Busca unos padrinos para el duelo, pero éstos le convencen que no hay pruebas del adulterio y que una separación temporal entre los socios bastará para cubrir las apariencias.

Alves sigue viviendo solo, pero su vida cada vez es más desagradable. Al no haber una señora en la casa las criadas se burlan de él. La soledad se le hace insoportable y añora a su esposa. Cuando la pareja se reconcilie la vida de ambos será, de nuevo, agradable y feliz. Mientras tanto Machado, después de mil y una aventuras, se casa con una viuda. Como los dos hombres se respetan profesionalmente, la mercantil Alves y Cía continúa su andadura cada vez más próspera y con un mayor rendimiento para los socios. Ahora ambos son ricos.

Queiroz escribió este cuento a finales del siglo XIX, cuando el honor de un marido se lavaba con sangre. El autor pretende introducir un toque de modernidad y pone de relieve cómo, ante ciertas ofensas, las reacciones deben ser proporcionadas. ¡Cuántos años de felicidad hubiera perdido Alves si hubiera persistido en su decisión de matar a la pareja infiel! Santandreu hoy es de la misma opinión. No obstante, si se planteara en serio la cuestión, no en teoría, habría que estudiar detalladamente el caso y sus circunstancias.

El relato está bien escrito y es breve.

Imagen de wonderland

El señor Alves y su socio Machado, algo más joven que él, comparten negocio en Lisboa. El casado Alves ve con simpatía los escarceos amorosos del soltero Machado hasta que un día lo descubre en los brazos de su mujer. A partir de ese adulterio, Eça de Queiroz construye una de sus novelas más ágiles y divertidas. Sentimientos como los celos inherentes al engaño y la venganza han de compaginarse con los asuntos comerciales que atan a los protagonistas.

Dejando a un lado el fatalismo amoroso de Flaubert que impregnaba la literatura de la época, la ironía y el sentido del humor se imponen en las relaciones entre ambos socios, lo que desemboca en un final tan inesperado como deslumbrante. En Alves & C.ª está lo mejor de la literatura de su autor: la aguda visión de la sociedad portuguesa a caballo entre los siglos xix y xx, la credibilidad de los personajes, definidos con sutiles pinceladas que encuentran la sonrisa cómplice del lector; la naturalidad de los diálogos y el empleo de un lenguaje preciso que siempre es limpio y efectivo, de una belleza ajena a juegos barrocos.