Amok

"Amok" es una recopilación de cuentos taraceados en la miniatura de una letra sobria pero extrañamente cargada de un hondo saber literario y psicológico. En una prosa genial pero discreta Zweig se adentra en el hombre a través del análisis detenido de cada uno de sus personajes y de sus circunstancias. Porque el autor entiende que el hombre no es una abstracción, sino una carne que palpita en medio de su existencia, presa de su propio carácter y del entorno, que van esculpiendo, siempre mediante sus pasiones, el rostro de cada hombre.
Su maestría llega a tan altas cotas que, sin ningún intento moralizante, la realidad humana aparece casi imperceptiblemente a través de la particularidad de cada uno de los cuentos y personajes. Era Gide el que decía que con "buenos sentimientos no se hace buena literatura". Zweig parece seguir al pie de la letra ese adagio, y el resultado es óptimo.
A modo de muestra sólo quiero citar a la protagonista del primero de los cuentos, titulado "Historia de un ocaso". En él, Madame de Prie, una de las cortesanas más poderosas y fulgurantes de palacio en la Francia dieciochesca cae en desgracia debido a su afición a la manipulación torticera y caprichosa de la que ha hecho exhibición durante su tiempo de gracia en la corte. Así, la mujer que ha jugado con el destino de tantos hombres se ve ahora desposeída de cualquier influencia, relegada al ostracismo y al olvido, pese a las riquezas que ha ido acopiando en todo este tiempo. Recluida, exiliada en su mansión del campo, castigada por la historia y por el Rey por su mal hacer, se retuerce entre sus propios sentimentalismos, bloqueada por la soberbia y por su incapacidad de ver en el resto de los hombres más que un instrumento de su arbitrio. Acostumbrada a jugar con las circunstancias, a sentirse el centro de su propio universo, prefiere hundirse en el silencio del campo quemando sus riquezas en un intento vano de demostrar que todavía es alguien.
Zweig consigue así, sin explicitarlo, una perfecta metáfora de la vida humana cuando el hombre o mujer que la encarna no ha aprendido que la única riqueza que puede disfrutar el hombre es la de darse, porque todo lo que tiene le ha sido dado. Por eso Madame de Prie termina sus días intentándose vengar del mundo, privando a éste de su existencia. Porque cuando el hombre no encuentra el modo de darse a alguien no sabe qué hacer con su vida. Quizá por eso se la quita.
Dato curioso: Zweig hizo lo mismo. Sólo Dios sabe qué pasaba por su cabeza. A lo mejor quedó preso del mismo mecanismo que describe, en su caso, de la vanidad de un escritor al que no le faltaban razones para estar orgulloso de su obra.

Jorge Martínez
www.archimadrid.es

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2003
224

Título original: Der Amokläufer. Traducción: Joan Foncuberta.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.8
Average: 2.8 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Rubito

Siete sobrias y conmovedoras narraciones pero bastante pesimistas y de finales trágicos, similares al del propio autor. La narración más extensa y de mayar entidad es la que da título a la obra. Amok es "una locura, una especie de rabia humana, un ataque de monomanía homicida" segun el autor. Su estilo sencillo, llano y limpio, como siempre, ayudan a la lectura pero...casi siempre hay un pero... la tristeza, el pesimismo, el drama, el escaso valor dado a la vida, la figura latente del suicidio van ensombreciendo y abrumando al lector, sobre todo con la narración titulada "Leporella" que ya fué editada junto a otras narraciones cortas del mismo autor, es tristísima, desgarradora, donde, después de mostrar las injusticias y miserias humanas, cierra el relato de la forma más triste posible para un ser humano. Este lector estima que para quien quiera conocer a este buen autor, tiene ,por fortuna, una gran cantidad de obras más gratificantes, que bastantes sinsabores tiene ya la vida.