Amor y helado

Lina va a pasar el verano en la Toscana, pero desafortunadamente no está de humor para el idílico y soleado paisaje italiano. Solo ha ido porque el último deseo de su madre antes de morir fue que conociese a su padre. Aunque, ¿qué clase de padre desaparece durante dieciséis años? Lo único que Lina quiere es volver a casa. Pero cuando cae en sus manos un antiguo diario de su madre, Lina se adentrará en un mundo de parajes mágicos, arte, romance y panaderías escondidas que la inspirará a reseguir el camino que recorrió su madre tantos años atrás, para desenterrar un secreto que clama salir a la luz. Por cierto, el siempre adorable Ren resulta ser un buen compañero de viaje.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
336
978-84-246-6286

Traducción de Marcelo Mazzanti

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela juvenil de carácter psicológico, ambientada en Italia en la época actual. La protagonista es Carolina (Lina), una joven de dieciséis años, en 2º curso de Instituto en Seattle, que acaba de perder a su madre a causa de un  cáncer pancreático, detectado cuatro meses atrás. En tan breve espacio de tiempo, la vida de Lina cambia radicalmente y debe aceptar la última voluntad de su madre: viajar a Florencia durante el verano para conocer a su padre. Su primera sorpresa al llegar a suelo italiano es que Howard, su padre, es el superintendente residente de un cementerio de soldados americanos, fallecidos durante la SGM, y tendrá que pasar sus vacaciones en el cementerio. La segunda sorpresa es encontrar el diario personal de su madre, donde relata los hechos acaecidos en el pasado.

El relato está narrado en primera persona central por la protagonista, que focaliza toda la acción desde su perspectiva de adolescente. En este sentido, se puede considerar una novela de desarrollo psicológico donde Lina refleja sus emociones y sentimientos más dolorosos y profundos por la pérdida de su madre, la ausencia del padre, el sentido de su vida y la incertidumbre sobre su futuro, ya que sus únicos familiares (los abuelos maternos) son muy mayores para hacerse cargo de ella: dónde vivirá y con quién. El dolor, la incomprensión, la falta de autoestima, las dudas sobre la propia identidad son temas que se van  desarrollando a lo largo del relato, situaciones difíciles que solamente se podrán superar gracias a la amistad y al amor.

Junto al relato de la protagonista, se encuentra también en primera persona la narración de la madre a través de las páginas de su diario, escrito dieciséis años atrás. El misterio y la intriga en torno a los hechos y a la identidad del padre a veces crean situaciones propias de la novela romance, con pasiones, encuentros y desencuentros que se vuelven un poco enrevesados y, a veces, poco creíbles.

Con un estilo ameno y sencillo, con frecuentes diálogos, la autora plantea problemas y situaciones difíciles en torno a la enfermedad y la muerte, que se suavizan con abundantes rasgos de humor y frases divertidas, como al hablar sobre su pelo, dice Lina: “¿Y qué si parecía un erizo que acabase de descubrir el Red Bull?” (p. 17). En conjunto, tanto por los temas tratados como por el estilo, se trata de una obra muy cercana a los lectores adolescentes.