Bajo el sol de Satanás

Una de las primeras obras de Bernanos, publicada en 1926. Esta impresionante novela -sujeta a múltiples lecturas- comienza con la historia de Mouchette, una joven abocada al suicidio, y continúa con el relato entrecortado de la vida de un pobre párroco de un pobre pueblo. Bajo la apariencia de cura rudo y torpe se esconde un alma santa que librará un terrible combate contra Satanás. Hace notar Bernanos que lo que la gente llama "tentaciones diabólicas" no son más que las propias pasiones que se levantan contra el pobrecito burgués de alma frágil, un chiste en realidad. "El odio de Satanás está reservado a los santos", y el párroco de Lumbres lo sentirá hasta casi la muerte, en su propia carne y a través de los pecados de los feligreses que, a cientos, acuden a confesarse con él. La tentación suprema consistirá en el peligro de desesperación, como medio de asemejarse a la agonía de Cristo en la Cruz. La lectura se vuelve difícil por momentos, con saltos en el tiempo, monólogos alucinados, escenas próximas al mundo de los sueños... Pero, dominándolo todo, late en esta novela un aliento que sobrecoge: aquí se palpan los misterios más escondidos del hombre y de la fe, las verdades más desnudas, los escalofríos más siniestros. " Yo soy el Frío en persona", exclama Satanás por contraposición al Fuego devorador del Espíritu Santo. Y el lector, sobrecogido, asiste a ese combate singular que tantas veces se le escapa, pero que le abre los ojos a esas realidades sobrenaturales que tan frívolamente deseña el racionalismo. Bernanos ha realizado un dibujo valiente y trágico de la modernidad, centrándose en sus sombras, alertando contra la vida rastrera y sin relieve y ciega con la que tantas veces el hombre y la mujer pactan.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1990
390
Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.75
Average: 2.8 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Se trata de un sacerdote atormentado por la lucha con el diablo. En el "Prólogo", Bernanos relata la historia de Mouchette para ponernos en situación. Una situación que encoge el alma por sórdida y gratuíta. A continuación nos presenta al padre Donissan, el protagonista, adjunto al párroco en la parroquia de Campagne.

Donissan es un hombre rústico, entregado al trabajo parroquial y que hace en sí mismo crueles penitencias. Una noche, enfebrecido, se encuentra en un camino a Satanás en forma de un hombrecillo dicharachero. Satanás se burla del sacerdote y de su labor. Acto seguido tropieza con Mouchette, la joven que nos había presentado en el Prólogo. Dios le permite ver en el interior de la joven sus graves pecados. Donissan le habla, pero esa noche Mouchette se quita la vida.

En la última parte el autor coloca a Donissan como párroco en Lugres, una pequeña aldea. Ha alcanzado fama como confesor e incluso de santo, y multitud de penitentes acuden a él. Donissan está abrumado por la sordidez del pecado y la mala disposición de los pecadores. Acuden a él para buscar la paz de sus almas, pero no cambian de vida. La novela termina cuando Donissan aparece muerto en su confesionario. Un final demasiado fácil.

La novela desarrolla un cierto paralelismo entre Donissan y San Juan María Vianney, que había sido canonizado el año anterior a que apareciera la novela. El cura de Ars fue un hombre de pocas luces naturales y muchas sobrenaturales. Penitente y entregado a la labor de almas, fue molestado directamente por el diablo. La gente acudía desde toda Francia para confesarse con él y Dios le concedió ver en el interior de las almas. Bernanos lo nombra dos veces en el texto.

Lo mejor de la novela es su técnica literaria. El autor utiliza frases completas, yuxtapuestas, escasamente consecutivas, como si de pensamientos atropellados se tratase. A través de éllas construye figuras y sensaciones. Tienen el aspecto de reflexiones, frecuentemente difíciles de entender e incluso incomprensibles. El lector se pregunta de dónde habrá sacado el autor una obsesión tal por las cuestiones religiosas. Indudablemente de su estancia en el Seminario, que luego abandonó. Bernanos califica a Donissan de hombre nervioso y obsesivo, y probablemente el mismo autor lo era.

No es la mejor novela para iniciarse en la literatura, ni siquiera en la literatura religiosa. No pasa de ser una parodia bienintencionada, aunque respetuosa, de la vida religiosa y sacerdotal. El título no me gusta: "Bajo el sol de Satanás"; ¿por qué el sol para una novela tan sombría? Por otra parte ¿dónde se ha vista un prólogo que constituya una historia autónoma dentro de la novela? No obstante ésta alcanzó el éxito y permitió a Bernanos abandonar su trabajo y dedicarse a la literatura.

Imagen de Germán

Es una muestra de lo que es meterse en la sicología de un hombre atormentado. Un hombre de fe pero un hombre solo. Esa es la idea que recuerdo de este libro que en algunos momentos resulta muy duro pero que es una obra de arte de Bernanos. Me parece que una conclusión que se podría sacar es que en la vida de relación con Dios el hombre no es un ser solitario, sigue siendo un ser social, y es mejor tratar de los propios problemas con alguien que nos lleva. Me parece que la soberbia racionalista lleva al individualismo y por lo tanto al sufrimiento interior innecesario. Pero, en fin, se podrían decir muchas más cosas de esta densa novela.