Biografía del hambre

Nos hallamos ante un libro resueltamente autobiográfico que también es una apología contagiosa del apetito. La autora afirma que, aunque todo lo relatado es real, lo que diferencia la novela de la realidad es la escritura. No obstante haber padecido anorexia durante dos años, en el relato explica su vida a través del hambre y reivindica una avidez y una glotonería en muchos registros: hambre de lenguas, de libros, de alcohol, de chocolate, ansia de belleza y de descubrimientos...

Amélie Nothomb afirma que tiene «un apetito absoluto», un deseo jamás colmado, que no parece tener fin y al que la autora asedia en este relato en todas sus formas, del éxtasis al horror, con brío, dolor, amor, humor y lucidez, mientras se dibuja en filigrana la complicada paradoja de existir.

Biografía del hambre es un libro en el que Amélie Nothomb se vuelca de una forma mucho más sincera hacia su infancia, que ya había evocado en Metafísica de los tubos y Un sabotaje amoroso, prolegómenos de la extraordinaria experiencia de Estupor y temblores.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
206

Título original: Biographie de la faim. Traducción:Sergie Pamies. Serie: Panorama de Narrativas nº 627

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Rubito

La autora presenta una idea del hambre totalmente desconocida. No es solo hambre de comer; es hambra de hambre, de agua, de ver, de beber alcohol, de uñas, Se nota que es, por desgracia, experta en primera persona en el tema. Aprovecha la obra para ofrecernos un mundo desconocido, tambien en lo goegráfico.Como de costumbre, la lectura es amena, diversa, entretenida y con un buen ritmo que ayuda la lector a consumir velozmente las páginas.

Imagen de acabrero

Quizá suene un poco raro que una autora relativamente joven nos cuente su vida. En realidad son unos cuantos recuerdos de niña, con la particularidad de que ella ha vivido en lugares de lo más variopinto. Desde Japón donde nace, hasta Bélgica –su patria por familia- donde estudia la carrera universitaria, su vida se desarrolla en lugares exóticos o tan vulgares y magníficos como Nueva York. Su visión, según crece y compara, es divertida y curiosa. Todo en un lenguaje cuidado y propio de la edad que representa.