Carta de Tesa

Maria, una profesora de instituto, es agredida por un grupo de alumnos. A pesar de la brutalidad del ataque, consigue sobrevivir y, contra todo pronóstico, su condición de víctima cambia radicalmente cuando se ve obligada a protegerse de las argucias legales de los defensores de sus agresores. Todo esto se lo cuenta el narrador a su hermana Tesa, amiga de María y médico en América Latina. La novela narra la desasosegada espera de la vuelta a casa de Tesa, mientras suceden acontecimientos que quizás sólo pueden soportarse estando juntos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
214
84-322-1199-7
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.666668
Average: 3.7 (6 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

6 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Rubito

Quizá se puede decir que toda la presencia de la tribu urbana agresora está apenas esbozada y parece no tener corporalidad narrativa; incluso – quizá – que el personaje del falso vagabundo del capítulo 11, pueda ser visto como un poco exagerado. Al fin y al cabo son consecuencias razonables en una novela de tesis, donde lo preponderante es el mensaje de fondo. Pero, sobre todo, como en otros relatos de J.J. Lozano, no falta lo entrañable, la advertencia de la poesía y el valor de lo pequeño, del campo y el pueblo. Es también muy acertado el ritmo y la tensión de suspense de la acción. Así como las referencias paralelas a la violencia y trágica falta de valores del mundo no desarrollado donde trabaja Tesa y que se puede entrever como advertencia de lo que puede abocar la degeneración social a la que lleva la epidemia de “cornezuelo” y lenguaje “chin”, con todo su cortejo de vacuidades humanas…En fin, una novela con peso específico, atractiva y de buena literatura.
( de Ángel García Prieto )

Imagen de Azafrán

Jiménez Lozano encara, en Carta de Tesa, la derrota aparente de los “idealista” frente a un mundo “práctico”, en el que lo que cuenta es el hecho de ser el más fuerte, o en términos de democracia, el grupo más numeroso. Se impone lo que me conviene a lo que “es bueno”. Y para conseguir que “se haga mi voluntad” se puede golpear, violar, mentir…, matar en el llamado “tercer mundo”…

Se trata de la historia de dos mujeres idealistas –una profesora de instituto y una médico- cuyas vidas se desarrollan en un país desarrollado –España- y uno no desarrollado de Hispanoamérica. Las dos padecen la incomprensión y la crueldad a manos de aquellos a quienes intentan ayudar. Las dos sufren las consecuencias físicas y psíquicas de la crueldad humana. Y como puente de enlace un hombre, tío de Tesa y amigo de María, que será un “lector ideal” de las Cartas de Tesa y de las confidencias de María, y que nos ayudará a sentirnos parte de la trama.

Frente a la generosidad de estas dos mujeres que van más allá de sus estrictas obligaciones profesionales para ponerse al servicio de aquellos –enfermos y alumnos a quienes pueden ayudar como a “otro ser humano”-, José Jiménez Lozano nos presenta una sociedad –dos ejemplos de diversos mundos- incapaz de trasmitir auténticos valores a las nuevas generaciones, y por lo tanto, dos mundos paralelos en los que la posibilidad de superar “la tiranía del egoísmo” parece eclipsarse.

El tío de Tesa no soporta psicológicamente esos comportamientos agresivos e irracionales de los jóvenes carentes de valores y sucumbe. Tesa y María, sin embargo y a pesar de padecer las consecuencias directamente, deciden sobreponerse y encarar la situación con humor.

Esa es la clave: el humor. Una ironía fina, inteligente, que recorre toda la obra y salva al lector de la angustia existencial.

Imagen de fcrosas

Sólo aparentemente se trata de una novela. En realidad, este relato en forma epistolar es un lúcido ensayo sobre la postmodernidad, sobre “el día después”, cuando se ha cortado el último vínculo que nos une con la tradición occidental clásica y cristiana. El estilo, terso, como siempre en Jiménez Lozano.
La situación narrada por el hermano de Tesa, que se torna cada vez más complicada para María y los suyos, funciona, a la par que la reiteradamente evocada caída del imperio romano, como una parábola: el ocaso de unuestra civilización occidental a manos de unos nuevos bárbaros.
Es un libro duro, certero en sus diagnósticos, pero de tono escéptico y poco alentador. Muy recomendable para educadores y padres mayores de 40 años. No tanto para adolescentes y jóvenes. Quizá no rebose optimismo, pero tiene algo de profético; claro que le falta el complemento indispensable: la convicción de que la metanoia es posible.

Imagen de acabrero

La nostalgia está presente en toda la narración. El autor quiere pintar, con unos cuantos trazos al azar, la decadencia de la civilización que le acoge. La historia que nos cuenta es, podríamos decir, intrascendente. Problemas que pueden surgir –por desgracia- en cualquier parte del país, tal y como se desarrollan los acontecimientos. Pero no hay ni un elemento positivo. El dibujo es demasiado negro, incluidas las líneas que se dedican a la Iglesia. Aunque teóricamente los protagonistas no son personas de demasiada edad, en realidad son bastante ancianos, porque no ven soluciones. Incluso el obispo amigo del protagonista es viejo, no sólo por la edad sino por la mentalidad, lo cual es especialmente penoso para un pastor de la Iglesia. Jiménez Lozano escribe con la maestría de siempre, con un manejo admirable de los tiempos, yendo para atrás y para adelante con una frescura envidiable. Una novela tan bien escrita se lee siempre con gusto. Y la escasa trama del tema es suficiente para captar el mensaje y leer hasta el final con curiosidad. Pero no le recomiendo estas líneas a nadie con inclinaciones depresivas. Hay, en la sociedad muchas claves preocupantes, pero hay otras muchas positivas y esperanzadoras.

Imagen de concha

Como en algunas otras ocasiones de la Historia, una desolación parecida a la barbarie está cerca, o quizás ha llegado ya. Es un nuevo mundo, y nada tranquilizador, el que con esos elementos puede levantarse, y quizás ya no quede defensa frente a él, aunque el protagonista de la novela la busca enloquecidamente, en una situación límite y dramática.

Un libro nostálgico, donde prosigue la vida de algunos personajes de La boda de Ángela, pero se puede leer perfectamente sin necesidad de haber leído el anterior, como se señala en la contraportada, presenta una desolación parecida a la barbarie, que no es falsa, pero si parcial y afrontada con poca esperanza, no soy critica literaria pero me parece que esta muy bien escrito, con algunos personajes entrañables, y espléndidos detalles de humor, un libro que engancha y fácil de lee