Chowringhee

Cuando se encuentra sin trabajo y el miedo al futuro comienza a invadirle, el joven Shankar consigue un empleo en el hotel Shahjahan, en Chowringhee, corazón de la ciudad india de Calcuta. El encargado de la recepción, Sata Bose, será en lo sucesivo su maestro y punto de referencia. Shankar contempla las estrellas desde su alojamiento en la terraza superior del hotel y narra las historias de algunos de sus huéspedes y empleados. Publicado en 1962, "Chowringee" llega a nosotros en un proceso de recuperación de autores de diversas literaturas del siglo XX que han conservado su vigencia. Es el caso del bengalí Mani Shankar Mukherjee, que publicó con el nombre de Sankar, y cuyas obras en bengalí, la lengua de Tagore, han sido best-sellers en la India.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2011
539

Publicada originalmente en lengua bengalí en 1962.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

Son tradicionales las novelas que relatan la vida en un hotel. El hotel Shahjahan está en Calcuta, en el barrio de Chowringhee. Hoy asimilamos Calcuta a la superpoblación y la miseria, pero durante el siglo XIX fue la segunda ciudad en importancia y riqueza del Imperio Británico. A partir de la independencia de la India, en 1947, sus clases altas compatibilizan la educación británica con rasgos de su cultura milenaria. En ningún lugar resulta más visible esta doble vida que en un hotel de lujo. Aquí algunos personajes tienen una segunda vivienda y una esposa ocasional; los banquetes se preparan con dos menús: el tradicional indio vegetariano y otro distinto para el resto de los comensales; y hombres adinerados se reúnen de noche en el bar para beber whisky y encender su ánimo con bailarinas europeas de cabaret. Solamente el encargado de la ropa blanca, Nityahari, un braman que vive atormentado por los remordimientos, va todos los días a purificarse a las aguas del Ganges. El mismo autor, Mani Shankar, constituye una prueba de mestizaje cultural: Introduce en el texto hermosos fragmentos de poesía local, mientras invoca, con la misma devoción, la música clásica occidental. A pesar del teórico segundo puesto que ocupa la mujer en la sociedad india, éstas tienen un lugar importante en la novela. La vida transcurre ahora satisfactoriamente para Shankar pero todo ciclo tiene su final. Su trabajo en el hotel Shahjahan ha terminado. También se cierra un ciclo para su mentor, Data Bose; para Marco Polo, el gerente ítalo-armenio; para el detective Byron, o para un personaje entrañable: el director de la orquesta del hotel, el indo-portugués Prabhat Chandra Gómez. Novela de entretenimiento no carente de valores, nos familiariza con una India que quizá ya no exista o no esté en nuestra mano visitar. El país en la actualidad sufre un proceso de radicalización a favor de las tradiciones del hinduismo y de enfrentamiento con otras culturas y religiones. La novela es ágil y fácil de leer, sus personajes muy atractivos, pero quinientas son muchas páginas y el lector puede experimentar momentos de cansancio.