Con rostro de misericordia

Don Carlos ha ido redactando estas cartas a lo largo de su fecundo ministerio episcopal, en Orense, Oviedo, Valencia y ahora en Madrid. Cartas que tienen la función de fortalecer en la fe a los niños y, también, a los adultos que los inician en la fe: padres, catequistas, profesores... Cartas que han sido escritas para ser leídas y trabajadas en la familia. Don Carlos ofrece a las familias, a los niños, en cada una de estas cartas, una reflexión viva y cercana de la Palabra de Dios, encarnada en la realidad de nuestro tiempo. Una singular lectio divina. Ilustrado por el mismo Don Carlos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
224
978-84-288-2938

Subtítulo:  Cartas a los niños para leer con sus padres

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Comentarios

Imagen de JOL

Mons Osoro ha escrito este libro con la mirada sencilla de los niños presentándose como un pequeño pastor que le canta a Jesús en Belén. Más tarde cuando Jesús regresó a Nazaret este pastor, hoy el Cardenal Osoro, le escribe cartas de amistad con el corazón, escritas para encuentros con niños como Obispo en varios lugares, últimamente en Madrid.

El Cardenal ha puesto también mucha cabeza en estas cartas bien pensadas, agrupadas en apartados, entre otros: aprender en la escuela de Belén; de la mano de la Virgen María; llamados a anunciar a Jesús; ¿quieres ser sacerdote?; aprender a disfrutar de las vacaciones. Cada uno de estos apartados comienza con simpático dibujo esquemático del propio Mons. Osoro.

Cada carta presenta una escena de los Evangelios, reflexiona y menciona alguna anécdota significativa, y acaba con un par de sugerencias, una para el trabajo personal y otra para hacerlo en grupo. Es un modo sencillo de entrar en el Evangelio y tratar de comprenderlo, con la ayuda de los padres, a la vez que aprenden a comunicarlo haciendo unos murales. La editorial ha realizado un buen trabajo preparando este subsidio para la catequesis centrada en la Persona de Jesucristo, que esperamos siga haciendo mucho bien.