Convivir con el Islam

El Islam se ha convertido en una realidad diaria, también en los países no musulmanes. Sus fieles son más de mil doscientos millones. Es noticia casi continua que una minoría de musulmanes, la del terrorismo, con sus actuaciones violentas desprestigia al islam. Por otro lado, la inmigración está llenando Europa de varios millones de musulmanes. El islam es en Occidente una realidad que es imposible ignorar.

Es preferible una actitud de convivencia, basada en el conocimiento mutuo, en lugar de una dialéctica de enfrentamiento o de refugio en la ignorancia.

Convivir con el Islam ofrece un resumen de la historia del Islam y sin hacer ninguna apología, descubre tanto las miserias de un mundo mucho más heterogéneo de lo que suele imaginarse como sus glorias y grandezas en el terreno de la cultura, la política, la agricultura, la filosofía... y hasta la gastronomía.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
216
Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de wonderland

Cuando tantos libros se han escrito sobre el Islam no es fácil mostrar la cara amable de esta religión y, sobre todo, hacerlo en un contexto en el que el Islam parece casi siempre aparejado con la violencia, la intransigencia e, incluso, la ignorancia. Rafael Gómez Pérez demuestra, con su repaso a la accidentada historia de la civilización islámica, que esa no es la verdad. También expone las contradicciones en las que caen tanto el Corán como los “hádices”, dichos y hechos del profeta Mahoma. Pero quizá la parte más sustancial de este recomendable libro es la que dedica a las razones de la expansión del Islam, al escepticismo occidental, a la susceptibilidad musulmana y, sobre todo, a su criterio orientador sobre la evolución que puede darse hacia un mayor o menor radicalismo. Otro aspecto de indudable interés es la perplejidad que suscita entre la inmigración musulmana el abandono de la identidad cristiana por parte de las sociedades avanzadas europeas y su incidencia en el resurgimiento del extremismo violento contra Occidente. El autor no deja de registrar la actitud sustancialmente positiva del Islam hacia el cristianismo, para afirmar en sus conclusiones que la convivencia con el mundo islámico no es nada complicada si se basa en el respeto mutuo y en saber distinguir la violencia del radicalismo islamista de la sencilla piedad de la inmensa mayoría de los musulmanes, además de conocer mejor las positivas aportaciones del Islam a la cultura universal.

Por último, el autor recomienda a los musulmanes que acaben con la identificación simplista que hacen entre Occidente y “cruzada”, entre otras razones porque los conflictos de hoy nada tienen que ver con motivos religiosos, sino políticos y económicos. Esto, sin olvidar la necesidad de corregir ese clamoroso desnivel que existe entre la tolerancia que se practica hacia el Islam en todos los países europeos y la persecución más o menos larvada de los no musulmanes en los países islámicos.