Cuentos

Casi un siglo después de su muerte, se empieza a despejar la incógnita sobre el juicio que la posteridad ha reservado a la prolífica obra de la condesa de Pardo Bazán. La crítica suele estar de acuerdo en afirmar que lo mejor de su producción se encuentra en sus cuentos, valientes, modernos, de impecable factura. Leer ahora estas piezas, y en un país donde el cuento no ha sido el género más afortunado, supone una grata e inesperada sorpresa.

Lejos de haber envejecido, estos relatos parecen cobrar nueva vida, un vigor insospechado, una renovada luz. La variedad de registros, la atención al detalle, el dominio de la técnica y la capacidad de desenmascarar la condición humana son algunos de los elementos que les han proporcionado la intemporalidad.

Eva Acosta, biógrafa de la condesa y una de las grandes especialistas en la obra de la escritora, ha llevado a cabo una rigurosa selección de sus mejores cuentos. Fantásticos, policíacos, realistas, humorísticos, de misterio, históricos o intimistas, este conjunto de relatos constituye una de las cumbres de la narrativa española del XIX.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
416
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de wonderland

Pocos, en la tradición española de lo sobrenatural, han escrito unos cuentos tan buenos como Emilia Pardo Bazán. El presente compendio es un claro ejemplo de las cualidades literarias de la gallega. Los sesenta y cinco cuentos aquí recogidos vienen a ser un quince por ciento de la producción total de la Pardo en narrativa corta. Se ve que muchos de sus escritos, sean del género que sean, permanecen ilocalizables en forma de breves publicados a la sazón en revistas y periódicos. Y es que si algo la caracterizó, aparte de un dominio lingüístico ejemplar, fue su fertilidad para escribir. El acierto de Eva Acosta radica en mantener el equilibrio en los cuentos compendiados: presencias malignas, sangre criminal, el regreso de lo pretérito… Un equilibrio difícil de guardar, y más tratándose de una escritora icono de la literatura en lengua española. Se la debería leer más a ella y menos a nulidades como Almudena Grandes o Lucía Etxebarría.