Cuerpos y Almas

Esta novela, que alcanzó un éxito instantáneo y polémico cuando se publicó, en 1943, se muestra tan dramática, perturbadora y contundente como entonces, con un rosario de historias paralelas que exponen con toda crudeza las contradicciones humanas y profesionales de sus protagonistas.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
800
84-08-08188-3
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.666668
Average: 3.7 (6 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

6 valoraciones

Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de enc

"Cuerpos y almas" pretende hacer un retrato de la sociedad francesa de entre-guerras, centrado en la Medicina y en el ejercicio de la profesión médica. Su autor, Maxence van der Meersch, padeció tuberculosis y murió a los cuarenta y cuatro años; antes que él ya había fallecido su hermana de la misma enfermedad. Es difícil imaginar esta novela escrita por alguien no afectado directamente por esa dolencia. A partir de la tuberculosis el autor introduce en el relato la formación de los médicos, su carrera profesional, la experimentación clínica con enfermos o los límites de la cirugía y de los cirujanos.

La novela multiplica sus líneas argumentales y la primera de ellas conduce al autor a denunciar el ejercicio de la Medicina como forma de enriquecimiento y encumbramiento social. El autor reclama un ejercicio médico vocacional, que él ve en el médico de pueblo, dispuesto a llevar una vida sacrificada y pobre. Otra de las líneas argumentales, muy de la época, es la cuestión de los matrimonios. Las clases adineradas conciertan los matrimonios de sus hijos de acuerdo con sus intereses y siempre dentro de la misma clase social. Antes de contraer un matrimonio conveniente se admite como natural que el joven mantenga relaciones con amigas de inferior clase social, que luego habrá de abandonar. Todo ello conduce a matrimonios sin amor, a hijos ilegítimos y abortos. Poco a poco la novela se va centrando en el personaje de Michel Doutreval, hijo de un médico afamado y médico también. Michel renuncia al papel de figurón adinerado y contrae matrimonio con una joven de clase social inferior, enferma de tuberculosis. Este matrimonio desigual le alejará de su familia. Michel opta por ejercer como médico en un pueblo. Honrado, no comparte honorarios con cirujanos y farmaceúticos y, de vez en cuando, consigue evitar con un consejo que a alguna de sus pacientes le hagan un aborto casero. La novela termina cuando Michel vuelva a encontrarse con su padre, como médicos del Ejército, en vísperas de la Segunda Guerra Mundial.

No conduce a nada afirmar que a una obra literaria le sobren páginas; ello obedece a la voluntad del autor, el gusto de la época, etc.; cada novela es como es y cada lector busca en ella algo distinto. Desde mi punto de vista, "Cuerpos y almas" sólo tiene veinte páginas brillantes y dos o tres personajes a los que valga la pena seguir; no obstante se lee con facilidad, dentro de su extensión, probablemente porque sus capítulos y parágrafos están bien medidos y hay mucho que se puede saltar. Aunque sus teorías terapeúticas hayan quedado anticuadas, sigue sirviendo como novela de entretenimiento, recuerdo de una época y, parcialmente, como novela de tesis.

Imagen de fcrosas

Excelente novela, de lectura "obligada" para estudiantes de Medicina y jóvenes galenos.

Imagen de wonderland

Cuerpos y Almas es una novela voluminosa. Rica en enseñanzas. Noble. Su tema, la historia de un joven médico, Michael, de familia ilustre, que renuncia a todo por salvaguardar y defender sus principios, particularmente su concepciòn de una autèntica medicina, más unida a la naturaleza y menos mercurial. Algunas ideas médicas, hoy dìa, pudieran estar ya superadas, ello no le resta la indiscutible calidad de esa obra.
Su protagonista es Michael, de aristocràtico y bien abastecido origen, nacido en la opulencia y en el seno de una familia que la medicina era de tradiciòn. Lo abandonaba todo en aras de la pràctica mèdica màs autèntica. Más pura. Más de cara a la naturaleza, y menos comercializada.