Diario de un escritor

Con su reputación literaria plenamente asegurada gracias a Crimen y castigo y Los demonios, Fiódor M. Dostoievski volcó en el periodismo, entre 1873 y 1881, su prodigiosa capacidad de análisis psicológico y su extraordinario talento para la controversia. En esta selección del Diario hay dos temas obsesivos: el maltrato de los niños en la familia y las causas de los suicidios. Junto a la ardorosa defensa de la piedad y la justicia, se encuentran también aquí los mejores relatos del autor: «La mansa», «El sueño de un hombre ridículo», «El mujik Marei» y, en especial, «Bobok» que constituye, según Bajtin, «casi un microcosmos de toda su obra».

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
640
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de wonderland

Diario de un escritor, de Dostoievski, es una miscelánea de relatos cortos, ensayos, crónicas judiciales, necrológicas, estampas de costumbres, etc. Dan idea del talento literario del autor, de su penetración psicológica fuera de lo común, de su voluntad de comprender y analizar hasta el fondo los asuntos, de sus prejuicios pero también de su honradez intelectual y su amplitud de miras. En la edición de Alba, que contiene una introducción clarificadora, hay una selección de relatos cortos —La mansa, Bobok, etc.—; de textos que inciden sobre cuestiones que le preocupaban mucho, como los malos tratos a los niños, la educación, los suicidios; y de comentarios literarios sobre Tolstoi, Pushkin o Don Quijote. Y dos escenas imprescindibles para comprender a Dostoievski como son El mújik Marei, el relato de un incidente que le ocurrió siendo niño, y Una conversación con un conocido de Moscú, a propósito de la importancia decisiva que acaban teniendo los recuerdos que adquirimos en la infancia.