Dios te quiere feliz

Dios te quiere más y mejor de lo que tú te quieres a ti mismo. Su voluntad hacia ti coincide con tu felicidad. El gran engaño consiste en buscar la felicidad al margen de la voluntad de Dios, quien tiene un plan personal de amor para ti que estás llamado a descubrir. Para ello, la clave fundamental está en vivir en la presencia de Dios, permaneciendo abierto a su voluntad, sin ningún tipo de miedo, al modo en que la aguja de una brújula nos orienta para descubrir el camino correcto.

Tú mira hacia adelante, mira hacia Jesús, y deja que Él ilumine tu camino. Lo importante no es lo que tú has soñado, sino lo que Dios ha soñado para ti. El sueño de Dios es que tú seas santo y Él tiene un camino para que ese sueño se haga realidad. Ya lo descubrirás. Tú estate atento y confía, sabiendo que Dios te quiere... que Dios te quiere feliz... que Dios te quiere santo...

Te invito a adentrarte en estas páginas, pero sobre todo, te invito a profundizar en esta gran verdad, llena de bondad y belleza.

Monseñor José Ignacio Munilla

 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
272
978-84-9061-787
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

El autor advierte en el prólogo que este libro se debe al entusiasmo de una agente literaria, oyente habitual de Monseñor Munilla, que le propone recoger una seria de textos hablados y recogidos en diversos momentos y ponerlos por escrito con las debidas modificaciones. Esto me parece que es interesante saberlo, porque que si no el lector puede quedar algo desconcertado. El desconcierto puede venir de la diversidad de temas y de estilos. Como son, seguramente, tomados de la radio, son muchos textos cortos sin pretensión de profundizar, que no es propio del medio. Por lo tanto, en la lectura de este libro nos encontramos con una serie de ideas, más bien sueltas, en muchos casos muy sugerentes, útiles para cualquiera. Esto supone que estamos ante un libro que pueden leer bien personas que no leerían un libro de 270 páginas. No hace falta leerlo todo, no es necesario ir por orden. Uno coge el índice y se lee en un ratito el capítulo que le parezca más interesante en ese momento. Y casi seguro que le servirá.