Don Camilo

Narra las divertidas vicisitudes de un párroco rural en la Italia de posguerra. El retrato humorístico del cura y su oponente, el alcalde comunista Pepón, insinúa una verdad atemporal: la superioridad de los valores humanos frente a las ideologías.
Publicada por primera vez en 1950, fue la obra que llevó a la fama a su autor.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
448
84-936061-0-7
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.81818
Average: 3.8 (11 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

11 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Manu

Retrato socilógico de la Italia de mediados del siglo XX. Ayuda a conocer el ambiente de esa época, así como a entender en un contexto amable con es el relato del autor, la diferencia en los planteamientos vitales, unida a acuerdos concretos o a detalles de una simpatía envuelta en la rudeza de las formas rurales de la época

Imagen de Germán

El mundo literario de Giovanni Guareschi se sitúa en Brescello, un pueblo de la provincia de Reggio Emilia en los años 50, poco después del final de la segunda guerra mundial. Don Camilo y Peppone simbolizan el conflicto entre dos culturas encontradas que, precisamente en los años 50, chocaban con fuerza proponiendo dos modos distintos de plantear la vida. Por un lado, el tradicional contexto social de la Italia católica y democráta-cristiana, representada por el párroco Don Camilo y por otro el revolucionario modelo comunista, encarnado por el alcalde Peppone. Sin embargo, la confrontación política, que en la vida real fue dura y se prolongó durante décadas, en las novelas de Guareschi se convierte también en una ocasión de reflexión afable, divertida y sarcástica acerca de los tipos antropológicos del italiano de a pie. En el fondo Don Camilo y Peppone son las dos caras de la misma moneda,dos italianos de gran corazón que a pesar de su aparente hostilidad no pueden estar el uno sin el otro. Son paisanos, se comprenden y se aprecian y, aunque estén enfrentados de cara a los acontecimientos locales, están unidos contra las adversidades externas y prefiguran el llamado "compromiso histórico".