El baile tras la tormenta

Relatos de disidentes de los países bálticos durante la ocupación comunista de Letonia, Lituania y Estonia. Se trata de unos testimonios impresionantes, recogidos por el autor, de personas que defendieron con heroísmo su fe o de personas educadas en el ateísmo materialista, pero que poco a poco se dieron cuenta del engaño hasta descubrir a Jesucristo, a menudo gracias al ejemplo y la ayuda de otras personas, pero también a sucesos en los que resulta patente la acción de la gracia. Un libro que merece la pena leer, porque ayuda a conocer los sufrimientos de otros en épocas cercanas y porque es una llamada a la fidelidad y a la coherencia en ambientes relativistas y acomodaticios. Y todo con una prosa ágil y amena.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
287
9788432144257

Buena edición en rústica en la que se incluyen algunas fotografías.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Manu

Excelente visión de personas heróicas. Algunos vivieron antes de la persecución de Stalin, otros en plena persecución de este y un tercer grupo pertenecen a una nueva generación. Al ser muchas las entrevistas y variados los personajes, su lectura es muy amena además de recomendable.

Imagen de acabrero

El libro se compone de una serie de entrevistas/recuerdos de personas que han sufrido directamente la persecución comunista o la han sufrido muy de cerca en alguna persona de la familia. Se centra sobre todo en los Países Bálticos. La narración es cruda y los acontecimientos casi siempre más duros de lo que uno puede imaginar. Se trata de abrir los ojos a lo que ocurre cuando se desata una persecución contra Dios, contra cualquier cosa que suene a religión, contra cualquier persona creyente. Como son relatos, todos ellos, posteriores a la caída del régimen soviético, al final el tono es simpático y optimista. La valentía de muchos cristianos que no se arredran ante la violencia es un ejemplo a tener siempre presente. Muy recomendable.