El caballero de Alcántara

En el infausto año de 1568, Felipe II vive el momento más arduo de su reinado: en julio muere en Segovia su hijo, el príncipe Carlos, heredero del trono, y poco después su esposa Isabel de Valois. Los conflictos en Flandes crecen, los turcos amenazan el Mediterráneo, los moriscos de Granada se rebelan y todo parece ir a peor. Pero el monarca está dispuesto a afrontar los problemas del reino. Prevenido gracias a sus diestros secretarios, pone en práctica su mejor arma secreta: una red de espionaje como nunca ha conocido Estado alguno. Pero no puede fiarse siquiera de su avezado cuerpo diplomático. Los agentes dobles abundan y el peor enemigo, el Gran Turco, dispone a su vez de hábiles informadores. Su Majestad decide entonces acudir a las Ordenes Militares para echar mano de sus nobles y leales miembros: monjes guerreros juramentados que se mantendrán fieles en los mayores peligros.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2008
403
2016
464
978-84-9070-208

Continuación de la novela "El Cautivo"

Colección: B de Bolsillo

Valoración CDL
3
Valoración Socios
2.666668
Average: 2.7 (3 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

3 valoraciones

3
2
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de AOM

Gran autor, que ha pretendido atraerse al gran público. Estilo impecable, aunque parece poco dearrollada. En comparación con las demás novelas y, sobre todo, con las otras dos de la trilogía de Luís Mª Monroy, parece de trama simple y ligera. Se echa de menos los grandess diálogos y una acción mas pausada, mas acorde con el "tempus" de al época. Da la impresión de ser una acción algo precipitada.

Imagen de fcrosas

Me parece que Sánchez Adalid ha vuelto a demostrar que tiene oficio y cabeza. En medio de la marea de bazofia del género novela histórica, es un tablón al que asirse.
Se puede comparar con otras obras suyas y encontrar defectos y virtudes. Por ejemplo, el número de páginas es proporcionado a la acción, cosa que no sucede en El alma de la ciudad. Pero no alcanza la fuerza narrativa de El mozárabe. En conjunto, es un relato ameno, bien escrito, que consigue unos personajes entrañables, cercanos, con los que uno puede vivir aventuras.

Imagen de aita

Sánchez Adalid ha optado en su nueva novela por mantenerse en la misma época y en el mismo protagonista de "El Cautivo". El joven Monroy regresa a Jeréz de los Caballeros, pero no tarda en volver a vivir aventuras que le devolverán a Constantinopla. Con un estílo más sencillo que en sus novelas anteriores, con capítulos más breves, busca llegar a u público más amplio. Lástima que haya perdido fondo. La tesis de ficción que plantea, no deja de ser una hipótesis opinable, pero no demasiado creíble. En cualquier caso vale la pena leerla pues los amantes del género novela histórica, no tenemos demasiado material interesante para leer.