El cuaderno invisible

Los ocho relatos que contiene este volumen de Daniyal Mueenuddin, escritor pakistaní, desconocido para el lector español son una excelente opción para adentrarse en la mentalidad y la forma de ser del legendario país asiático.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2011
300
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de Porto

El único nexo de conexión entre los relatos es la persona de Harouni, funcionario y rico terrateniente, con el que los personajes o están vinculados directamente por lazos familiares o son empleados, sirvientes o amigos, pero constituyen una variado muestrario, pobres y ricos, que van desde un político, a una prostituta; de una electricista a una sirvienta que quiere prosperar con sus favores sexuales; desde historias de amor hasta historias de rencores y traiciones.
Pakistán es el telón de fondo, los personajes a veces lo dejan entrever, pero lo que interesa son los caracteres humanos, que podrían estar situados en cualquier otro lugar del mundo. Lo patente es que el hombre, a pesar de las diversas tradiciones, tiene un fondo común, y en este caso es el aspecto de la bondad y la maldad, que adquiere diversos tonos según las culturas.
Los ocho relatos son variados, como ya he dicho; la mayoría tiene una buena dosis de sensualismo, pero no agresivo ni tosco, más bien es un clima, que quizá describe bien el modo de ser del país. Hay algunos momentos explícitos, pero muy breves.
Si hubiera que destacar algún relato me quedaría con dos de carácter amoroso: "Nuestra Señora de París", que relata la relación entre un paquistaní y una americana a la que ha conocido en Estados Unidos, junto con la astuta ingerencia de la madre del novio. Coinciden en unas vacaciones navideñas en París por deseo de la madre, donde se desarrolla el relato. La conversación entre las dos mujeres es fantástica. El otro relato es Lili que describe en dos escenarios distintos las relaciones y casamiento respectivamente, entre un hombre trabajador y ambicioso, pero maduro y leal, con una mujer frívola, atolondrada y superficial. Es un texto que retrata a la juventud de las clases altas de Pakistán con todos sus vicios y extravagancias, que poco se diferencian de las occidentales. Está muy bien escrito y con un ritmo narrativo excelente.
No se entiende muy bien porque se ha elegido uno de los relatos para dar título al conjunto, despreciando el título original, más expresivo.