El déspota adolescente

Colección de dieciocho relatos breves del autor. Señala éste en la Introducción que fueron escritos en un periodo de catoce años (1989-2003) y dados a conocer por separado. A pesar de esa amplitud de periodo y propósito cree encontrar en éllos un denominador común: el capricho o inmadurez juvenil que se mantiene oculta en el personaje hasta el final de sus días. Es "El déspota adolescente" que llega a tiranizarnos. Sobre el valor de estos relatos me remito de nuevo a la Introducción del autor en la que hace esta interesante observación: "Siempre me he sentido, ante todo, novelista, y he recelado de mis aptitudes para desarrollar con brevedad lo que a mi juicio debe tener una narración: personajes, emociones, tiempo, propósito" (pág.11).

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2003
223
978-84-23338962
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de enc

De estos relatos me quedaría, sin duda, con los dos primeros: "Fábula de Polito y Gamboa" y "La tentación de Spinoza". Eliminaría el último, "El déspota adolescente", por su oscuridad. El autor manifiesta que es el primero que escribió de todos éllos y probablemente sólo tiene sentido para él mismo. "La herencia del vencido" está muy bien armado y es la historia de su abuelo materno, al que considera "vencido" en la Guerra Civil. Encontraremos esta historia nuevamente en un libro publicado en 2017, bajo el título de "Recordarán tu nombre". Es en este libro donde nos enteramos que "La herencia del vencido" es la historia de Manuel Amador García, el referido abuelo materno, notable inspiración para el autor.

De las restantes narraciones diremos que se trata de soliloquios, reflexiones o recuerdos que a mí se me antojan ejercicios de pluma. Párrafos largos, posiblemente muy bien escritos, pero sin un propósito definido salvo las posibles claves ocultas y autobiográficas, como se ha indicado para "La herencia del vencido". Pueden ser útiles al lector como aprendizaje de una forma de escribir. De algún modo, aunque menos crueles, me recuerdan a esos párrafos eternos e incomprensibles de los escritores sudamericanos.