El hombre eterno

Escrito después de su conversión al Catolicismo, el ensayista inglés se propone como meta el demostrar que toda comparación entre el cristianismo y las otras religiones está destinada al fracaso, porque la Verdad traída al mundo por Cristo es única. En el ambiente cultural de su época pululaban teorías cientificistas que rebajaban el valor de todo pensamiento y sentimiento religiosos; contemporáneamente, existía una fuerte corriente orientalista que tendía a identificar el núcleo último del mensaje cristiano con el budismo o el confucionismo. El ensayo tiene gran valor argumentativo.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
0
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.8
Average: 3.8 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: