El Idiota

Novela de carácter fundamentalmente religioso que viene a plantear el problema del bien y del mal a través de la acción de un enfermo psíquico cuya alma se abre espontáneamente a la piedad. “El idiota” refleja, como quizás ninguna obra de Dostoiewski, el problema personal de su autor, el problema de un hombre atormentado que ama hacer el bien pero que carece de la voluntad suficiente para darle realidad. El interés literario y humano de ésta es sin duda considerable y el tiempo no ha hecho sino aumentarlo. Su lectura es sobre todo aconsejable a personas de sólida cultura capaces de interpretar positivamente el profundo sentimiento de frustración que penetra toda la obra.

Sinopsis  Fundación Troa

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
723
84-934595-1-2
2016
888
978-84-376-3567
  • Encuadernación: Bolsillo
  • Colección: Letras Universales
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.727272
Average: 3.7 (11 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

11 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de Artemi

"El idiota" es, en mi opinión, el mejor libro de Dostoievski. Su propósito fue el de crear un personaje que representara el ideal de caballero cristiano, como tantos otros escritores han intentado hacer a lo largo de la historia. Su cualidad esencial es la ingenuidad; confía en la gente, su actitud ante las relaciones sociales no son las de la doblez, la apariencia, o la búsqueda de intereses económicos. No, él quiere lo mejor para cada uno. Por eso es el idiota, es el ingenuo.
Es un héroe que en la alta sociedad de San Petersburgo lo único que sabe hacer es amar; amar a sus amigos, a los débiles y enfermos, a una misteriosa mujer... El capítulo que narra su estancia en un pueblecito suizo es enternecedora, las mejores páginas que he leído en los últimos años. Quizá la sombra de "Crimen y Castigo" o "Los hermanos Karamazov" han provocado cierto desinterés por este libro. Quizá su extensión nos puede inclinar a desdeñar su lectura. Os aseguro que después de leerlo la satisfacción estética, lúdica y moral es tan intensa que uno da gracias al cielo por haber perdido tantas horas leyendo sobre un idiota.
tras su lectura todos queremos ser idiotas. Luego se nos olvida, pero siempre viene alguna circunstancia a recordárnoslo. Qué razón tiene Dostoievski en "El Idiota": ¡Seamos todos idiotas!, o si lo preferimos, ingenuos.