El jardín de Sonoko

Kaoru, un vendedor de zapatos de Kioto, se sirve de la maniática regularidad con que rige su vida como escudo protector frente al mundo, pero sobre todo frente a sus propios recuerdos, los que le llevaron a pasar cinco años aislado en una habitación.

Y todo funciona según lo previsto hasta que su compañera de trabajo, Sonoko, inesperadamente le invita a salir. A la mañana siguiente, y por primera vez en tres años, Kaoru, olvidará tomar dos de sus cinco tazas de té, levísimo primer síntoma de un imparable efecto mariposa que le obligará a desenroscarse de forma traumática para ir en busca de su destino, ese invisible hilo rojo que como reza la leyenda, conecta a aquellos que están destinados a encontrarse, sin importar tiempo, lugar o circunstancias.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
280
978-84-9129-136
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de Pipa

Historia de amor poco convencional o de una víctima de una venganza.
La novela evoluciona como el propio protagonista. De familia desestructurada. La muerte de su madre. Él, que se encerró durante cinco años viviendo en una habitación, y de cara a los demás aparecía como un ser anodino, cuadriculado, obsesivo, maniático de sus costumbres, tímido, solitario, introvertido; y de ahí pasa y aflora un ser sensible, impulsivo, enamorado, entregado en la búsqueda de su destino. Es importante el destino en esta novela, como un hilo fino y rojo que te lleva a él. Por mor de las circunstancias empieza a salir de su ensimismamiento y sale a la luz sus propios recuerdos desde la infancia. Nada fue como parecía ser.
Tenía un don natural, una sensibilidad muy especial para la música, y con la naturaleza. Un don truncado sibilinamente por quien se ofrecía para cultivárselo y mejorarlo. Su profesora de música, envidiosa y malvada, vengativa y celosa, le hace todo el daño que le pudo hacer para destruirlo. Ni él se da cuenta de la maniobra. Y cuando se entera cae en una depresión, una frustración, porque la admiraba profundamente. Por eso decide cuadricular su vida hasta el más mínimo detalle y pretender que su “vida sea como un vestuario: cómoda, fácil, sin sorpresas…” (12). Pero vive una vida que no es vida; una simple invitación para salir por parte de Sonoko, compañera de trabajo, desencadena toda una serie de acontecimientos increíbles.
Para ser una primera novela es muy notable; la trama original, en un ámbito japonés (creo que su mujer es japonesa), lo que al principio te parece extraño y soporífero, de repente pega un giro de 180º, hay muchos giros y momentos desiguales de tensión; hay descripción, diálogos, juega con el tiempo presente y pasado. Muy bien trazados los personajes.
En el conjunto sobra descripciones pormenorizadas de su falta de pudor, o de cómo la profesora lo seduce cruel y premeditadamente (144-146… y 158) hasta el extremo, cuando él tenía solo diecisiete años.
Dentro de un contexto pagano se desarrolla esta historia llena de sentimientos positivos y negativos en algún momento inverosímil, y con un final forzado. Pero resulta interesante para un libroforum.