El mar

Una aventura de cazadores de tesoros en una ciudad sumergida bajo el mar: "Vivo en un tejado, tengo un barcho hecho en su mayor parte de corcho blanco, una piedra mágica y una novia que no me lo creo". Un canto a la vida sencilla y a la búsqueda de la felicidad en las cosas pequeñas. Una historia que demuestra que el mundo no es lo que parece. 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
264
978846758230

Premio Gran Angular

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela de aventuras, con notas mágicas y de ciencia-ficción, que está ambientada en un hipotético y posible mundo futuro donde el mar ha devastado enormes zonas costeras: una ola gigante ha inundado las playas, todos los edificios cercanos (incluso los más altos) han quedado sumergidos.  “Si de pronto el mar… se traga cada uno de los malditos pueblos de la costa del mundo, te cambia la vida”, una catástrofe a la que los científicos de toda la Tierra no consiguen darle explicación. En este escenario, la mayor parte de la población ha huido a las zonas más elevadas del planeta, pero unos pocos supervivientes se instalan en los tejados de los edificios sumergidos.
Narrado en primera persona central por el propio protagonista, Roberto Vega, conocido como Rob, el relato se hace ameno y cercano porque toda la acción se presenta desde la perspectiva de un joven adolescente. Cuando apenas tenía 7 años de edad, la ola gigante se tragó a toda su familia y, desde entonces, ha tenido que luchar con energía y mucha fuerza de voluntad para salir adelante. En ese mundo posible, las prioridades son muy distintas a las que plantea la sociedad actual: ¿cómo conseguir agua potable?, ¿cómo lograr el alimento diario y cómo abastecerse casi sin tiendas? La mayor parte de los habitantes de los tejados han aprendido a vivir y a conformarse con muy poco: el amor, la amistad, la ayuda desinteresada, la cooperación entre todos, ha hecho fuerte al grupo, que funciona como una gran familia.
Aunque en términos literarios la novela se puede considerar una “distopía” (producida por una catástrofe ecológica), donde la autora refleja los males propios de una sociedad; el relato queda suavizado por el carácter generoso de los personajes, por las notas románticas y los abundantes toques de humor, unidos a la presencia curiosa de la magia. En definitiva, se destaca el valor de una vida sencilla y feliz con los medios materiales imprescindibles, frente a las vidas complicadas de gentes ambiciosas, ávidas de riquezas y de poder. Así, en varios momentos, el protagonista se plantea qué es la felicidad, y a veces su respuesta es muy sencilla: “Acostarte bajo las estrellas con el espíritu en paz”.