El principito

Príncipe de lo humano, llamaríamos a Antoine de Saint-Exupéry, el gran escritor francés, cuya vida es semejante a una aventura. Quizás debiera recordarte que te hablo del autor de ese libro, hermoso como la vida: El pequeño príncipe.
Es de aquellas obras por las cuales uno debe sentirse satisfecho o satisfecha de tener la posibilidad de leer, y de las que vale la pena atesorar, pasar de generación en generación como una reliquia. En ella hay mensajes para toda la vida. El amor, la amistad, la fidelidad se encuentran en las relaciones entre el principito y su rosa, entre él y la zorra, y en las que mantiene con el piloto. La sabiduría del autor nos llega en cada frase-llave, como les llamara la escritora cubana Excilia Saldaña, que abren las puertas de los sentimientos y del entendimiento.
Desde la primera vez que leí El pequeño príncipe, me sentí en deuda con su autor, porque a través de aquellas páginas me ofreció la mejor lección de humanidad. Cada vez que abro este libro escucho el ronroneo del avión de Saint-Exupéry, que ya llega con nuestro pequeño amigo para enseñarnos a ver la vida con el corazón.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1997
120
2001
93

obra clásica para todos los públicos.

2003
0
2016
130
978-84-945105-1
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.851852
Average: 3.9 (27 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

27 valoraciones

3
4
4
3
4
4
4
Género: 

Comentarios

Imagen de pepo

El autor de este cuento se hace niño para con la originalidad y sencillez de los niños relatar mediante metáforas el sentido de la vida.
Estoy bastante de acuerdo con lo comentado en las reseñas precedentes pero yo tengo bastante con leerlo una vez. 

Imagen de quicom

Quiza por la lectura excesivamente rapida, reconozco que no he sido  capaz de acertar llegando verdaderamente al fondo del motivo del éxito extraordinario y universal de este cuento de Saint-Exupery, fuera de la originalidad y sencillez del relato y las reflexiones antropologicas y existenciales sobre la naturaleza humana que pueden sugerir a un lector atento y que quiere pensar sobre el contenido del libro.De cualquier modo, aunque sea solo por el reconocimiento universal es un libro para recomendar su lectura

 

Imagen de guileto

Clásico de la Literatura, sencillamente fantástico. Libro de obligada lectura, no una vez sino cada cierto tiempo. Destila luz, trasparencia, claridad. Como todos los realmente clásicos, lo es porque es un libro sobre la naturaleza humana y ésta no cambia en espacio y tiempo. A quien eche en falta una consideración trascendente, le diría que está implícita en todas las páginas del libro. El autor no es un hombre adscrito a una religión, es un agnóstico por formación que rebosa religiosidad por todas partes.El origen del libro está en el accidente de aviación que sufrió Saint-Exuèry en el desierto de Libia en el que pasó varios días al borde de la muerte por desidratación, con frecuentes alucinaciones, hasta que fue recogido por un beduino. El relato está lleno de metáforas sobre el sentido de la vida, la amistad, la superficialidad y la belleza oculta en las cosas y personas.

Imagen de amd

ACTIVIDAD 1: Explica a qué crees que se refiere el autor cuando pone en boca del zorro la siguiente frase: "He aquí mi secreto, es muy simple: no se ve bien sino con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos". Efectivamente, el relato está lleno de mensajes para el lector, que podrá extraer significados más o menos profundos según su edad. En este caso, los alumnos podrán reflexionar sobre lo que es verdaderamente importante, aquello que no vemos con los ojos como la fe, la obediencia a los mayores, la amistad, la aplicación en los estudios, etc. Trataremos de que los alumnos fomenten el pensamiento crítico sobre la sociedad materialista en la que vivimos, y den importancia a una sociedad basada en valores. De esta manera, pueden analizar cómo afrontan ellos en su vida la valoración de lo material y qué lugar dan realmente a lo esencial. (Maite de Villa Morales) ACTIVIDAD 2: Para alumnos de tercer ciclo de Primaria: aprovechando el recorrido del principito por los planetas, se hablará de cada uno de los personajes que los habitan: el rey, el vanidoso, el hombre de negocios... ¿Qué opinan los alumnos de cada uno de ellos? ¿Son buenas las actitudes que muestran? ¿Son personajes de otras épocas o todavía existen en la actualidad? Después se les pedirá que describan un planeta con un habitante, ambos creados por ellos mismos. Finalmente, se hará una puesta en común para comentar las diferentes propuestas. (Encarnación Hernando Morgado)

Imagen de amd

El libro es un canto al pensamiento infantil de los niños y un reflejo claro de cómo conciben ellos el mundo de los adultos. Parece que el autor hubiese regresado a su infancia plasmando los pensamientos que poseía sobre los adultos y cómo muchas veces no comprenden la forma de pensar de los niños.  

Al mismo tiempo, el libro refleja el mundo de los adultos de una forma compleja: viven preocupados por situaciones o acontecimientos que, según la visión del Principito, son absurdos y extraños. 

La obra parece también una invitación a tener, o recuperar,  el corazón de niño que todos hemos tenido: lleno de admiración por lo pequeño, de curiosidad insaciable, de entusiasmo por conocer e interesarse por los demás...; un corazón sencillo, sin complejidades ni artificialidades que ocupen su tiempo, sino que se entregue a lo pequeño y ordinario de cada día con toda la persona y entonces sí que serán “grandes principitos” de este mundo (Rocío del Rey).

 

Imagen de Navalpotro

VALORES QUE PROPONE EL LIBRO

- Amistad: se refleja de un modo discreto en el cariño que tiene el Principito por todo lo de su País. De un modo claro, el mayor reflejo de este valor es la relación del Principito con oso: encontrar un amigo da la felicidad. La amistad (los lazos de unión que surgen en ella) es lo que hace de las personas algo especial, por ejemplo, que una rosa, aunque haya mil rosas, sea especial, como ninguna otra.
- Ilusión: se muestra en ese encanto infantil del Principito con el que va descubriendo cada país como si fuese el primero, con la emoción de qué será lo que se encuentre, como si fuese algo especial.
- Sencillez y sinceridad: el Principito, como cualquier niño, tiene esa sinceridad que se identifica con la sencillez de corazón. Dice las cosas tal cual las piensa, sin mayor complejidad, como él las percibe desde su mundo interior. Así, no tiene miedo de decirle al piloto (que se encuentra en el desierto) todo lo que se le ocurre, ni a los diferentes personajes que se va descubriendo por los planetas.
- Riqueza interior: que le hace al Principito mantenerse firme en su forma de ser y no dejarse "avasallar" por los pensamientos de los mayores (personas con las que se va encontrando en los planetas). Esa riqueza interior que él posee es la que, con la ayuda del zorro, le hace percibir cada cosa con el valor que tiene, valorándola por sí misma, con la significación que tiene para él.

ACTIVIDADES LÚDICAS

1. Proponer a los niños que dibujen: Si tú fueses el Principito de un pequeño planeta, ¿qué te gustaría que tuviese tu Planeta? ¿quién te gustaría que viviese en tu planeta?
2. Preparar una representación con el cuento del Principito: tendrían que inventarse ellos mismos diferentes países por los que va a pasar el Principito.
3. Antes de la lectura del libro, hablar de cómo se imaginan que es la figura del Principito, si creen que es Príncipe de un gran reino, de qué tipo de reino... Una vez leído el libro, intentar llegar con ellos al fondo del tema, a un nivel más alto de interpretación que la simple historia de un Principito que viaja por diferentes planetas.
4. Volvemos a leer la página que narra la llegada del Principito al quinto planeta. Siguiendo este modelo, crea tu propio planeta y ponle nombre. ¿Cuál sería tu ocupación? ¿Qué cinco cosas no podrían faltar? ¿Qué es lo que más echarías de menos de la Tierra?

Leticia Gómez Osborne

Imagen de Ana D.

Me parece un auténtico tratado de antropología. Como el Principito, todos vivimos en nuestro pequeño planeta, apenas más grande que nosotros y estamos muy necesitados de la amistad. Para esto necesitamos hacernos pequeños, y evitar ser como los personajes que va conociendo el Principito. El capítulo en el que el zorro explica lo que es domesticar es uno de los textos más bonitos que he leído.

Imagen de tajamata

Me lo recomendaron mis mayores y yo se lo recomiendo a mis hijas.
El libro,amen de la poesia que destila,la sencillez candorosa que encandila al que lo lee,me hace redordar aquel pasaje evangelico de que si no os haceis como niños no podeis entrar en el reino de los cielos;y es que el pequeño príncipe matiza todo con esos ojos infantilespero profundos que nos hacen sentirnos mejor despues de leer el librito.

Imagen de Charly

Charly el principito es el mejor libro que lei

Imagen de Germán

El autor, piloto, sufre una avería en su avión y debe aterrizar en el Sahara. Allí se encuentra con un chico que ha llegado de otro planeta: el principito. Conviven durante ocho días. Dialogando con él, el piloto profundiza en su conocimiento propio y del corazón de los hombres.

Todas las obras de Saint-Exupéry están marcadas por su propia experiencia vital y una concepción de la grandeza del espíritu humano que el cifraba en el afán de aventura y en la autosuperación. Por eso, a veces pensaba que la vida corriente era incompatible con los grandes ideales y manifestaba su preferencia por vivir en tiempos pasados, que él juzgaba como más caballerescos: la Edad Media, en particular.

Sin embargo, saber mirar el peligro y la aventura con ojos de poeta, le hizo entender y formular en El principito una doctrina en cierto modo contraria: la defensa de la bondad y de la delicadeza, el rechazo de la superficialidad y del egoísmo, la necesidad de aprender a mirar las cosas sencillas y pequeñas con el corazón, el entrañable Principito, curioso y espontáneo, se extraña del comportamiento cerril de los adultos, aprecia más que ninguna otra cosa el amor y la amistad, hace notar la decepción que sufre al sentir la incomprensión.
Breve, muy ameno de leer y desde luego recomendable para cualquiera aunque un buen lector le sacará más partido. Es un clásico de la lectura supuestamente juvenil pero dirigida a todos los públicos.