El Psicoanalista

Z. Así reza el anónimo que recibe Fredrerick Starks, un psicoanalista con una larga carrera a sus espaldas y una vida cuotidiana de lo más tranquila. Starks deberá emplear toda su astucia y rapidez para, en quince días, averiguar quien es el autor de las amenazas. De no ser así, pasado ese plazo de tiempo, deberá elegir entre suicidarse y ser testigo de cómo, uno tras otro, sus familiares y conocidos van siendo asesinados por un psicópata que promete llevar hasta el fin el plan que ha ideado para vengarse.
Dándole un giro inesperado a la relación entre médico y paciente, John Katzenbach nos ofrece una novela en la tradición del mejor suspense psicológico.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
576
2012
528
978-84-666-5096
  • Encuadernación: Cartoné
  • Colección: La Trama
  • Idioma: Español
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.25
Average: 3.3 (4 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

4 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de iza21

Me encanto El psicoanalista, por eso cuando me entere que Katzenbach había vuelto a la carga con una nueva novela me lancé a por ella, Un asunto pendiente se titula. ¿Y qué me he encontrado? una trama consistente, personajes bien construidos, un buen ritmo narrativo, pero sobre todo mucho, mucho suspense. Esta novela de Katzenbach os enganchará desde la primera página. La felicidad del matrimonio formado por Megan y Duncan se va a ver perturbada por la salida de la cárcel de Tania, una mujer que lleva 18 años en prisión y cuando sale su principal objetivo es vengarse de ese matrimonio, a quien culpa de su encarcelamiento. Os podéis imaginar: intriga, suspense y tensión en estado puro.

Imagen de Namárië

Qué queréis que os diga! Para mí, lo bueno de El Psicoanalista es la capacidad de Katzenbach de recrearse en los procesos psicológicos, esa facilidad para contar qué pasa por la mente de un asesino. Y eso mismo lo hace en su nueva novela, Un asunto pendiente, donde nos cuenta la historia de una venganza dulcemente planeada durante 18 años. La tensión y la intriga, como en El Psicoanalista, son impresionantes.

Imagen de Diciembre

A mi entender es un libro al que le sobran algunas decenas de páginas (quizás un centenar o dos de quinientas y pico). El autor es demasiado prolijo en descripciones que no aportan mucho a la trama; no parecen sino maneras de recrearse en la capacidad de describir procesos psicológicos. Si uno se salta estos párrafos (a veces páginas), o se los leen n diagonal, la novela gana en la agilidad que le falta, sobre todo en la primera parte.
El argumento podría haber sido más original si no se hubiesen manoseado de forma tan tópica los lugares comunes de los traumas infantiles, las lacras sociales, las ambiciones profesionales, el estatus social, etc. En algunas ocasiones fuerza situaciones hasta el extremo en el que dejan de ser verosímiles, lo que resta credibilidad a una novela que pretende ser realista. Alguna escena erótica, que no viene a cuento, y algunos comentarios estereotipados sobre religión, nos hacen pensar que el autor es “simplemente” (de simple que no sencillo) moderno. Por estos motivos no he terminado de enganchar ni con la novela, ni con los personajes. Pero por lo original que tiene el argumento y por el tratamiento de las estrategias para crear suspense, la novela se lee cómodamente y es buena para pasar el rato.