El último trayecto de Horacio Dos

Narra esta novela las aventuras de pasajeros y tripulantes de una nave espacial cuyo comandante, Horacio Dos, es a la vez incompetente y poco honesto. Mientras navegan por una confusa zona espacial a bordo de un artefacto averiado, tropiezan con una serie de estaciones espaciales habitadas por individuos tan problemáticos y marginales como ellos mismos.
La obra, escrita en tono humorístico, es una parodia de las novelas pertenecientes al género de anticipación. La ambientación no describe entornos deslumbrantes de avances tecnológicos, sino instalaciones destartaladas a punto de derrumbarse, controladas por un personal tan inepto como proclive a la delincuencia. Mendoza, a través del pintoresco diario de a bordo del comandante Dos, parece indicar que por muchas mejoras científicas que el futuro depare a la humanidad el hombre siempre será el mismo, con idéntica capacidad para grandes logros y actos heroicos como para monumentales errores y trapacerías. Escrita en tono ágil y desenfadado, es ésta una novela divertida, constantemente inclinada a lo esperpéntico, en el desarrollo de las situaciones y en la estrafalaria conducta de los personajes. El autor pone de manifiesto la frescura de su estilo, su capacidad para la sátira y un dominio completo de la técnica narrativa. Gracias a estos recursos mantiene en pie y da sentido a un argumento trivial y lleno de despropósitos, pero cuyo trasfondo revela los medios por los que una sociedad pacífica, tolerante y bien organizada trata de librarse discretamente de sus ciudadanos incómodos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2008
192
9788432217883
  • Colección: Biblioteca Eduardo Mendoza.
2014
9788432291418

Colección: Col.Biblioteca Breve.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

2
Género: 

Libros relacionados

Comentarios

Imagen de enc

El argumento y formas de esta novela son los de un comic: Acción inverosimil, personajes característicos y humor. En realidad, un humor triste.

La historia es la siguiente: Desde la Tierra han enviado al espacio una nave para librarse de determinados elementos marginales. Estos son Delincuentes, Mujeres Descarriadas y Ancianos Improvidentes (demenciados). La propia tripulación, comandada por Horacio Dos, parece haber caído en desgracia ante la Federación que gobierna la Tierra.

Escasos de alimentos los viajeros se van deteniendo en distintas Estaciones Espaciales donde les suceden aventuras estrambóticas. Finalmente llegan a una en la que el Almirante tiene instrucciones recibidas de la Tierra para librarse definitivamente de ellos. La astucia de los Delincuentes y de las Mujeres Descarriadas permite a la nave escapar y continuar su viaje con destino desconocido.

La clave de la novela la encontramos en la páginas finales. Resumida, dice así: "Como es sabido, en el ocaso de la Era Etnológica reinaban en la Tierra la confusión y el caos (...). Los gobiernos se reunieron y firmaron un acuerdo encaminado a detener el progreso (...). Los gobiernos firmantes de dicho pacto se comprometían a desactivar todo sistema de inteligencia mecanizada [hoy diríamos de inteligencia artificial] ...), a eliminar toda capacidad de iniciativa, de cálculo y creatividad".

"Se restableció el uso de las armas de fuego [el autor parece estar refiriéndose a los USA, donde residió], del papel moneda, de la escritura manual, del papel carbón (...). Todo lo demás fue destruido (...). Se institucionalizó la tolerancia de creencias, pero se prohibió cualquier forma de identidad colectiva [es interesante esta referencia a la identidad colectiva]. De este modo dio comienzo una etapa tranquila en la Historia de la Tierra. Para paliar las desviaciones [individuales] pusieron en práctica un programa urgente de construcción de Estaciones Espaciales: centros de confinamiento donde se podían aislar las diversas anomalías [individuales] del espíritu humano" (págs.171-173).

Esta explicación podía haberse colocado al inicio de la novela, a modo de Introducción, porque es muy literaria y para introducir al lector en el significado del relato. Al no hacerlo así éste imagina que la historia encierra algún simbolismo que no es capaz de adivinar. Ya hemos dicho que se trata de una novela de humor y entretenimiento, pero de un humor más bien triste.