En la belleza ajena

Libro de memorias y diario, En la belleza ajena puede considerarse, hoy por hoy, la obra maestra del gran escritor polaco contemporáneo Adam Zagajewski. Escritor en una prosa espléndida -prosa de un gran prosista y poeta-, éste es uno de esos libros capaces de cautivar al lector desde las primeras páginas.
 

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2004
230
Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.8
Average: 3.8 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de José Ignacio Peláez Albendea

El autor acaba de recibir el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2017. Nacido en 1945 en Lvov (entonces, Polonia, ahora, Ucrania), vive su infancia en Gliwiche (Silesia), estudia la carrera en Cracovia, se exilia, primero a París y luego a Houston (USA). En 2002 vuelve a su patria y reside desde entonces en Cracovia.

Vive de lleno la dictadura comunista en su patria, Polonia, primero mirando con cierta simpatía lo que tenía de preocupación social y de lucha por la igualdad, y pronto, desengañado, se hace cada vez más incómodo al régimen totalitario con sus escritos y propuestas. En esa época prácticamente los únicos espacios de libertad y de creación se daban en el ámbito de la Iglesia Católica, perseguida, pero no sometida, y Adam Zagajewski participa de esas veladas poéticas y literarias.

El libro es una bellísima colección de apuntes y anotaciones variadas, como un dietario, pero con pocas fechas, en el que el escritor plasma su punto de vista sobre los acontecimientos, las personas, las lecturas, los lugares…

En estas páginas están presentes las vicisitudes históricas de Polonia, y también la realidad de ese país, en el que muchas personas viven su fe cristiana de modo profundo y coherente.

El escritor, aunque se mueve más en el plan de las ideas filosóficas y literarias y en la contemplación de la belleza en sus variadas formas, no deja de realizar juicios políticos cuando le parece oportuno, y mira con especial simpatía a posiciones moderadas.