Escucha mi voz

Marta, la joven rebelde de 'Donde el corazón te lleve', regresa a la casa de Trieste donde creció junto a su abuela. Un día, desorientada y sola, sube al desván, donde encuentra las huellas de las dos personas más importantes de su vida: su padre y su madre. Entre baúles, cartas y cuadernos amarillentos recompone las piezas de un mosaico generacional y emprende un viaje hacia los orígenes de su fragilidad.

Durante su búsqueda, Marta rescatará la historia de sus seres queridos, pero también descubrirá las raíces más profundas de su inquietud. Conseguirá entonces reconciliarse con los secretos y los fantasmas que la acechan desde el pasado, y, por encima de todo, logrará encontrarse a sí misma, en un despertar a la esperanza.

Escucha mi voz retoma los personajes de Donde el corazón te lleve, la novela que ha entusiasmado a trece millones de lectores en todo el mundo. Susanna Tamaro encanta, conmueve y hace pensar gracias a una sensibilidad e intensidad expresiva que la hacen única. El regreso de Tamaro a la novela de largo aliento nos descubre la necesidad de encontrarle sentido a la vida como motor de nuestro futuro.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2007
214

Título original: Ascolta la mia voce. Traducción: Guadalupe Ramirez

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.571428
Average: 3.6 (7 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

7 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

El motor de la lectura es la curiosidad y puede resultar difícil interesarse por una novela cuando no estimula esa curiosidad, no cuenta una historia. "Escucha mi voz" escasamente puede considerarse un relato; simplemente retrata a su protagonista en distintas situaciones. Nos encontramos ante una novela filosófica; aquella en la que la autora desarrolla unas ideas poniéndolas en boca de sus personajes.

El núcleo de esta obra está en una joven que se ha criado sin padres y a la que el dolor y la rebeldía han anulado. El lector fácilmente podrá reconocer el ambiente en el que se mueve. Su madre era una hippie a la que la vaciedad de su vida había llevado al suicidio; el padre biológico un profesor de filosofía que no quiere atarse a nada ni cree en nada. En él podemos identificar al filósofo existencialista. Este ambiente -que frecuentemente es el nuestro- resulta tóxico, invivible.

La protagonista encontrará su salvación al llegar a Israel, junto a personajes que sí creen en algo: supervivientes del holocausto, constructores de un país. El tío Gionata había sido músico en Italia; muertos sus padres en Auschwitz se ha trasladado a Israel donde cuida de los árboles frutales de un kibutz, se ha casado y tiene hijos. La autora concluye que para alcanzar la paz hay que haber pasado antes por el dolor. Una tesis difícil de aceptar para los que hemos crecido en la llamada "sociedad del bienestar".

Susanna Tamaro reconoce que esta novela tiene mucho de autobiográfica. La primera parte es dura, pero la segunda se abre a la esperanza. Podría ser recomendable para aquellos que se preguntan por el sentido de su vida. El estilo literario es excelente.

Imagen de acabrero

No se puede decir que me haya gustado todo lo de Tamaro, pero sí casi todo. Y este me parece magistral, porque se introduce en temas bastante complicados con una gran maestría. Dibuja con perfección de experta la situación de vaciedad de una joven sola en la vida. Cual es el sentido de la existencia. Una joven que busca, que no se conforma, que no se introduce en la droga o en el alcohol para olvidarse de lo fundamental. Un libro que hace pensar. Con el saber hacer al que nos tiene acostumbrados, con la veta ecologista presente ya en casi todos sus libros, Susana Tamaro demuestra que es una escritora consagrada y que no se conforma con los temas vulgares que llenan las librerías.