Extranjeros en tierra extraña

Escrito por el Arzobispo de Filadelfia, este libro aborda la filosofía de las sociedades contemporáneas sobre la verdad moral. La tesis que defiende Chaput nos remite a las palabras que pronunció el Apostol san Pedro ante el Sanedrín de los judíos en Jerusalén: "Es preciso obedecer a Dios antes que a los hombres" (Hch.5,29). En determinados momentos de la Historia esta doble obediencia es causa de un conflicto que provoca odio contra el cristianismo y los cristianos. Se cumplen entonces las palabras de Nuestro Señor Jesucristo a los Apóstoles: "Sereis aborrecidos por todos a causa de mi nombre" (Mt.10,22). El autor analiza cómo se produce este fenómeno en las sociedades democráticas.

El arzobispo Charles J. Chaput O. F. M. Cap. fue nombrado arzobispo de Filadelfia en 2011 por el Papa Benedicto XVI. Miembro de la tribu Prairie Band Potawatomi, es el segundo obispo nativo norteamericano y el primer arzobispo. Es autor de los libros "Vivir la fe católica: vuelta a los básicos", "Dad al César lo que es del César", así como de numerosos artículos y conferencias.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
336
978-84-9061-670

Subtítulo: "Vivir como católicos en un mundo poscristiano".

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.6
Average: 3.6 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de enc

En 1789, John Adams, uno de los fundadores de los Estados Unidos de América, afirmaba: "Nuestra Constitución se escribió para personas religiosas y morales" (cit.pág.41). Poco podían imaginar Adams y los demás Padres Fundadores, hombres religiosos, que en la República que entonces ponían en marcha llegaría un momento en el que se negaría el derecho de las personas religiosas a expresar sus opiniones tachándolas de "intolerantes".

Nos encontramos ante lo que se conoce como "progresismo": disposición existente en las sociedades occidentales a impugnar los valores sobre los que están construídas, especialmente en lo que se refiere a religión, matrimonio, familia, sexo y respeto por la vida humana. Chaput se indigna citando un acuerdo del Tribunal Supremo USA sobre el reconocimiento por los Estados del matrimonio homosexual, pero a lo largo del libro se referirá a muchos otros casos. Llegará a hablar de una situación de casi martirio. Hay un momento -escribe- en el que el hombre religioso se siente arrinconado en la sociedad en la que vive "como extranjero en tierra extraña".

Explica Chaput que la filosofía de la Ilustración quiso conservar el sentido moral desligándolo de su base religiosa y que ese intento ha fracasado. En una democracia no pueden alcanzarse consensos éticos si no admitimos un principio inspirador previo. Las sociedades occidentales consideran que la única verdad es la verdad científica y que sobre Dios, el hombre y la sociedad no existen más que opiniones. El cristiano no puede inhibirse en esa discusión; por ejemplo ante el aborto no cabe decir: "Yo no lo haría, pero no puedo impedir que otros lo hagan" porque supone rebajar la verdad moral a la categoría de mera opinión.

 El autor acude a la Carta a Diogeneto, un documento cristiano de los primeros siglos, que explica cómo era la vida de aquellos hombres y mujeres en una sociedad que les era adversa. Cómo fueron tachados de "ateismo" y de "odiar al género humano", pero éllos dieron testimonio contra la cultura de la época con sus vidas más que con sus palabras. Cómo eran leales al Emperador pero más a Dios, y aceptaban que seguir a Cristo era vivir contra corriente. Concluye afirmando que, como dice el Evangelio, "la verdad os hará libres" (Jn.8,31) sí, pero también raros, contraculturales.

Nos encontramos ante un libro largo, realista, arduo de leer pero necesario. La parte dedicada a la Iglesia tiene un gran interés. No son cosas que no sepamos, pero es útil como recordatorio y sistematización. Por su carácter exhaustivo el libro podría calificarse como un tratado de ética pública para los cristianos de hoy.

Imagen de polvorista

Es una obra extensa en la que de un modo claro, ameno y apologético va describiendo su crítica de la sociedad en la que vivimos, con sus tópicos y falsedades, pero con el optimismo que un cristiano debe tener. Aunque casi todo lo refiere a Estados Unidos y la bibliografía que utiliza es inglesa no deja de ser una imagen de todo occidente.