¿Fue él?

Se desarrolla en Inglaterra y por otra parte uno de sus personajes principales es un perro bulldog, llamado Ponto, que va a encarnar el prototipo de los celos humanos, verdaderos protagonistas de la historia.
Betsy, esposa de uno de los dos matrimonios que viven a la orilla del canal de Kenneth-Avon, en las inmediaciones de Londres, va a ser la narradora de una terrible historia de celos. Los otros personajes son sus vecinos, una joven pareja constituida por el entusiasta, vitalista, exagerado y pletórico John Charleston Limpley y su discreta y sencilla mujercita, que pronto va a tener una niña, sobre la que se cernerá una intrigante tensión, con un final sorprendente.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2010
74

Título original: War er es ? Traducción del alemán de Berta Vias Mahon.

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de acabrero

Como siempre, Zweig, artista de la narración, en muy pocas páginas nos introduce en un ambiente y unos personajes. En esta ocasión pocos, realmente dos matrimonios. Y el perro. Esto es lo verdaderamente original en esta novela: un perro es el protagonista. Para los que no entendemos esa muchedumbre de perritos por las calles, tenemos en este caso la alegría de demostrar lo inútil, absurdo y perverso que puede llegar a ser el perro.

Imagen de Rubito

Es otra novela corta o nouvelle – narración con tamaño de cuento, pero estructura y tema de novela – de las varias que en los últimos años se vienen editando en español de este prolífico y estupendo escritor austriaco. Y como las demás, tampoco defrauda, aunque hay que reconocer que tiene algo de misterioso, ambiental, curioso e incluso horrible que no está en la línea de las demás. Una novela con las descripciones de ambiente, movimientos, tiempos, psicologías y desarrollos de acción tan naturales, sencillos, completos y eficaces con los que Stefan Zweig ha sabido ganar a sus millones de lectores a lo largo ya de un siglo.