Gatos sin fronteras

El autor tiene un gato, que apareció un día en su casa de la mano de su portero y que no tiene nada de especial en cuanto a su raza: es un vulgar gato romano callejero; pero para el escritor, su mujer y la señora que limpia su casa es una fuente de alegría y de asombro continuo. En el libro se habla también de lo que ha sido este animal en la cultura universal. El conjunto es simpático y alguna vez desternillante, como el tratado de hacer tomar una pastilla a un gato.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2003
333
Valoración CDL
3
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 
Tema(s):