Habla un exorcista

¿Cómo defenderse del demonio? ¿Cuáles son los signos que indican la presencia del maligno? ¿Existen los hechizos, los maleficios y el mal de ojo? ¿Cómo liberarse de ellos? Esta obra, fruto de la experiencia directa de Gabriele Amorth, el exorcista oficial de la diócesis de Roma, responde con abundantes ejemplos a éstas y otras preguntas de forma clara y sugestiva. La práctica del exorcismo, en auge hasta hace un siglo, está pasando entre los católicos por un período de crisis que incluye teoría y práctica, los estudios de los teólogos y la pastoral diocesana. Así se ha dejado el campo libre a los brujos, magos y adivinos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1998
216
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de marianoc

Excelente libro. Hay pocos buenos sobre este tema y que se puedan leer fácilmente, es decir, bien explicados. Y sobre todo, una de las cosas más interesantes que destaca el autor, es que en la realidad cotidiana, mismo entre los católicos, el hecho de la existencia del diablo y sus maldades se pasa muchas veces por alto, se suele mirar con mucha frecuencia para otro lado. Las posesiones y los hechizos, aunque son poco frecuentes, existen. Y las respuestas a estas inquietudes que cualquier cristiano puede tener, pocas veces son absorbidas por aquellos encargados de dar doctrina. Hace falta una verdadera instrucción en cuanto a la acción del diablo. Acecha constantemente y debemos saber su modus operandi para derrotarlo. Pero el cristiano nunca está solo si confía en Dios, sobre todo en la Virgen que protege siempre a sus hijos queridos.