Hijas de María

Novela que se desarrolla en los años 40-50 en una capital de provincia española.

En esos tiempos las jóvenes se educaban en colegios religiosos en los se impartía una educación religiosa y moral importante. También se promovían asociaciones piadosas del tipo de las "Hijas de María", que prestan su título a la novela.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
1983
233
84-320-4230-7
1998
206
9788408026822
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de enc

La novela contempla la relación entre chicos y chicas en los años de postguerra, siempre bajo vigilancia. Las fiestas se celebraban en las casas con los padres presentes. También los paseos estaban custodiados por amigos y familiares de recta moral. Con los jóvenes no se trataba sobre las relaciones entre hombre y mujer, por lo que éstos, para ilustrarse, acudían a la enciclopedia Espasa sin entender lo que leían. En los colegios no se ocultaba la diferencia de clase social entre los alumnos; los había becarios, que recibían algún tipo de ayuda económica para estudiar, y no becarios.

El autor se centra en una joven, Purita Vallejo. Es huérfana de madre y su padre es Catedrático, con cierta fama de librepensador ya que se había formado en la Institución Libre de Enseñanza. Carente de la orientación de una madre y con un padre que apenas interfiere en su vida Purita se siente más libre que las demás jóvenes. Ocurre, sin embargo, que en una fiesta se desmaya y un médico presente descubre que está embarazada. En estas circunstancias recibe un aluvión de críticas.

Don Simón, padre de Puri, que hasta ese momento había respetado la vida independiente de su hija, comprende su sufrimiento y la ofrece trasladarse a una ciudad más grande, donde ellos y el niño que va a nacer podrán comenzar una vida nueva e independiente. Es un ejemplo de comprensión y rectitud moral en un hombre que, en otros aspectos, carece de convicciones religiosas.