Inspectora Nola. Muertos de Ningures

En la última semana, en Todures aparecieron muertos seis inmigrantes procedentes de Ningures. ¿Por qué todos eran ningurenses? ¿Por qué la sangre de aquel cadáver era verde?

En esta aventura, la inspectora Nola, con la ayuda de su inseparable gato Lolo, se vuelca en resolver este enigmático caso, le inquieta no poder dar respuesta a todos los interrogantes. Por esa razón se hizo investigadora: para no dejar ninguna pregunta suspendida en el aire.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2014
128
978844415096

Ilustraciones de Andrés Meixide

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3

Comentarios

Imagen de amd

Novela policíaca protagonizada por la inspectora Nola (abreviatura de Manola), que inicia así una serie de relatos enmarcados dentro de la novela negra, adaptada para los jóvenes. Se trata de una inspectora peculiar, comprometida y trabajadora, que intenta buscar respuesta a todos los interrogantes que se le presentan en sus casos. Siempre va en su moto con sidecar acompañada por su gato Lolo, que tiene un gran olfato para facilitarle las pistas más difíciles y resolver con acierto los crímenes que se plantean.  
En esta ocasión, la trama gira en torno a la aparición de seis cadáveres en la playa de Todures en una sola semana; como todos ellos son ningurenses, da la impresión de que sus vidas no importan: quizá han muerto ahogados y es un asunto de inmigración. Así, el comisario prefiere que la inspectora investigue otro caso: el asalto a una casa en la zona rica y residencial de la ciudad, donde vive un amigo del alcalde. De estos robos, intentan acusar también a los ningurenses, a los que una parte de la sociedad considera seres destructivos. Por tanto, los personajes aparecen descritos de forma radical, con una separación clara entre buenos y malos, pobres y ricos, tristes y soberbios. De hecho, desde el inicio, los topónimos son muy significativos: Todures frente a Ningures (los que lo tienen todo frente a los que no poseen nada).
De esta forma, los autores Pere Tobaruela y Ledicia Costas, que escriben bajo el acrónimo Pereledi, desde una trama de intriga, han añadido a la obra un contenido de fondo más profundo sobre inmigración, marginalidad y problemas sociales. Con un estilo muy sencillo, incluso a veces repetitivo, consiguen acercar el texto a los jóvenes lectores, incluyendo además algunos episodios de humor que suavizan lo siniestro del argumento. Por último, conviene destacar las ilustraciones de Andrés Meixide,  muy representativas de las diversas situaciones, algunas muy divertidas, que ayudan a seguir y comprender mejor el relato.