Iván de Aldénuri. La herencia del Bèrehor

Segunda entrega de las aventuras de Iván de Aldénuri. Si el el primer volumen debió enfrentarse a los thaurroks, ahora el peligro tiene otros nombres, todos de criaturas monstruosas y malignas: kerren, kildren y los temibles y siniestros morghuks. El bien y el mal se enfrentan en brava lid, pero los buenos cuentan con la razón y el ingenio a su favor. Gustará a los que se hicieron amigos de Iván en la primera novela.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
325
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.6
Average: 3.6 (5 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

5 valoraciones

Género: 

Comentarios

Imagen de jtejero

Es el segundo libro de una serie buenísima, que a cualquier persona de cualquier edad le puede gustar. Este segundo libro es muchísimo mejor que el primero. Espero ansiosamente la salida del tercer libro. Animo a todo el que le guste leer, que se lea esta maravillosa obra literaria, que con tanto gusto habrá escrito el autor.

Imagen de Niceto

(Para unir al anterior)
... parecía que la historia no daba para más. Al terminar este segundo tomo se queda uno conlas ganas de que llegue el siguiente.

Imagen de fcrosas

La primera entrega de Iván de Aldénuri fue la opera prima de J. Pérez-Foncea. Hay que felicitarse de que haya continuado escribiendo. Si bien ha arriesgado -no estaba claro que el personaje de Iván diera para ulteriores episodios- esta novela es claramente superior a la primera. El estilo es más fluido, la alternancia de episodios de las distintas subtramas está bien ejecutada, los personajes no son planos, etc. Sigue incomodando la lectura la profusión de nombres "difíciles", pero eso se debe a la opción del autor, que ha querido situar en mundo de Iván en un mítico norte de Europa, que recuerda a los vikingos y a los antiguos noruegos.
Se agradece la sana emulación de la fantasía épica cuyo paradigma es la obra de Tolkien. En un mundo (también el de la literatura infantil y juvenil) a veces muy "chato", esta recuperación de la forma clásica de la novela de aventuras es muy de agradecer.