Jean-Paul Sartre

Con ocasión del centenario del nacimiento de Sartre, Annie Cohen-Solal se acerca nuevamente a la obra del prolífico escritor-filósofo. Una obra proteica, inacabada y extensa que, tras la muerte del autor, no ha dejado de enriquecerse gracias a la publicación de textos perdidos. Cohen-Solal muestra al autor y a su pensamiento: sensibilidad particular a las guerras, pasión por la modernidad, odio hacia lo arcaico, máquina de subversión contra el poder, contra cualquier tipo de poder; vuelve sobre periodos clave de la trayectoria sartreana como el de la ocupación; arroja nueva luz sobre algunos temas espinosos como las relaciones con el PCF (Partido Comunista Francés) o la polémica con Camus y se pregunta por la divergencia en la recepción de la obra de Sartre en Francia y en el extranjero. Se trata de un homenaje original a quien rechazó todos los honores (desde la Legión de Honor al Premio Nobel) y que abre nuevos caminos para una lectura renovada de su obra. ¿Qué es, pues, la obra de Sartre en 2005? Una guía ética, afirma la autora. Como apéndice a la edición española figurantres breves textos de Xavier Antich, Jorge Herralde y Álvaro Pombo.

Reseña del editor

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
154
9788433962317
Valoración CDL
2
Valoración Socios
0
Sin votos
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de cdl

Cohen-Solal es, como se dice en la sinopsis, biógrafa de Sartre. Este libro es un resumen de la voluminosa biografía previamente escrita y es al mismo tiempo una presentación del autor. Es útil como acercamiento a la vida y obra de Sartre, aunque se diga bien poco de su pensamiento y se insista más en su vida. Esta exploración permite entrever un Sartre eternamente inconformista, un intelectual educado en los parámetros educativos franceses que reniega de estos con una cierta actitud desdeñosa desde su educación burguesa. Después de esa actitud provocativa se ve seducido por el comunismo, que también abandona cuando comprueba la actitud de muchos estalinistas para abrazar un extraño maoismo, muy en boga. Todo esto tras pasar por una Francia ocupada por el nazismo a la que se opone pero desde la barrera de la intelectualidad. Es el autor del 68 y de la ideología tercermundista que ayuda a construir en los últimos años de su vida. No deja de ser un personaje peculiar, olvidado ya por los franceses que tanto le adoraron, en palabras de la autora, que puede iluminar al lector español a la hora de comprender mejor el devenir de una cierta izquierda utópica, inconformista, amante de las minorías, de espaldas a la realidad. Es un libro interesante como primer acercamiento, pero escasean las referencias a su obra filosófica, algo que a veces se echa de menos para entender mejor también algunas de las actitudes de Sartre. Una vida compleja, rica en matices, pero la de un eterno adolescente que no parecía capaz de asumir grandes compromisos ni personales ni ideológicos.