La calle de la reina Ester

"En Tel Aviv -dice el autor en su prólogo-, hay una calle llamada Esther HaMalka. En una de sus esquinas le di vueltas a un texto sobre la reina Ester… Ella fue la hermosura; después, una más del harén, y, después, otra vez la hermosura. De ahí, de esa doble y, en el amor, milagrosa epifanía, nacieron preguntas que nunca llegué a responder".

Este pequeño volumen, personalísimo, tiene el valor de la primera prosa, de aquella que no se escribe para ser publicada. En ella nos asomamos a lecturas muy selectas, meditadas y analizadas con sensibilidad y sencillez, y a sugerentes reflexiones sobre la composición poética, la literatura, la escritura, el hombre: por sus páginas discurren Lucrecio, Dante, Petrarca, Lope y Péguy, Livio, san Agustín, Pascal, Johnson o Chateaubriand, dejándonos un legado de valor inestimable.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
188
978-84-321-4874
Valoración CDL
3
Valoración Socios
4
Average: 4 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de cattus

Libro lleno de sugerencias. Por un lado, casi abruma el bagaje cultural del autor: filosofía, literatura clásica y moderna, teología, historia..., pero no hay ningún tono pedante, pero sí mucha reflexión, mucha sabiduría y un olfato muy fino para distinguir el grano de la paja en el complejo ambiente cultural en el que nos movemos. Coincido con el comentario que precede al mío, un libro que merece la pena.

Imagen de acabrero

Es una recopilación de relatos muy variados, algunos muy breves, que podrían ser una estrofa de una poesía, otros de varias páginas. Como el autor dice, son relatos que nadie le ha pedido, expresando asi la libertad temática y de longitud. Casi con seguridad, la odenación en capítulos es un esfuerzo a posteriori, por poner un poco de orden y dirigir al lector hacia sus preferencias. Muy diverso en todo, el lector encontrará relatos deliciosos y otros que le pillan más lejos, pero el libro en su conjunto merece la pena.