La flor del azafrán amarillo

«Mattie nunca fue del todo mía en realidad, y la conciencia de este hecho tenía que haberme colmado con la misma prontitud y certeza que la leche de sus senos. Pese a ser "posesión" de mi familia, pese a hallarse en el centro mismo de mi universo, sus afectos más profundos habitaban en otra parte. Por eso el consuelo de tenerla iba de la mano del miedo a perderla un día. La que sigue es nuestra historia»

En el instante de nacer, Lisbeth se ve apartada de su madre y queda a cargo de Mattie, una esclava a la que han separado de su propio hijo para que ejerza de ama de leche. Comienza así una relación intensa que conformará la vida de ambas durante décadas. Es Mattie, y no su familia, quien le enseña a disfrutar de las pequeñas cosas, quien le abre los ojos ante la injustica de la esclavitud, quien le enseña a amar incondicionalmente.

Pero ¿es posible que dos mujeres de origen tan dispar compartan semejante vínculo sin consecuencias? Este relato conmovedor de amor improbable sigue el viaje emprendido por cada una de ellas en busca de su propia libertad.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2015
B0143CU0X2
Valoración CDL
2
Valoración Socios
2
Average: 2 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

Comentarios

Imagen de Azafrán

La novela se centra en Mattie, una nodriza negra que cría a sus pechos a Elizabet Winewright, Lisbeth para ella, hija de uno de los mayores hacendados de Virginia.

Mattie está criando a su propio hijo Samuel, pero por ser esclava, debe abandonarlo en brazos de otra esclava y amamantar a la niña blanca.

La disponibilidad de Mattie, su cariño, hace que Lisbeth busque su compañía con más necesidad que la de su propia madre. Es Mattie quien le enseñará a sentirse segura de sí misma ante los demás, a la par que ella aprende canciones y tradiciones de los esclavos.

Cuando Lisbeth domina la lectura y la escritura se convertirá en la maestra de Samuel, el hijo de Mattie. También Mattie aprenderá a leer y estos rudimentos serán decisivos a la hora de que la familia pueda huir y lograr su libertad.

El momento histórico, marco de la novela, son los años previos a la Guerra de Secesión de los EEUU 1861-1865. El motivo de esta guerra es la diferencia de intereses económicos entre los estados del norte y los del sur. Los del sur no podían prescindir de la mano de obra gratis para el cultivo de las plantaciones de tabaco, algodón y maíz. Sin embargo, para los estados del norte, este problema no era de la misma urgencia. Los negros podían trabajar contratados en la incipiente industrialización.

La autora, Laila Ibrahim, sitúa a Elizabeth Winewright en la encrucijada de tener que elegir entre una vida a la antigua, con criados esclavos o el nuevo estilo de vida en el que los negros son libres de ir o venir. Y si se quedan es por su propio beneficio.

El nudo principal de la novela es el momento en el que Elizabeth está a punto de casarse con Eduard Cunnigham, heredero de la mayor propiedad al este de Richimond, y propietario de un gran número de esclavos. Elizabeth se encuentra tomando té en casa de los Cunnigham y le piden que vaya al jardín a buscar a Eduard. Ella sale a buscarle con el deseo de estar a solas con él. Recorre el jardín y encuentra un frondoso sauce cuyas ramas llegan al suelo. Enseguida piensa en convertirlo en su lugar de retiro para la lectura en las calurosas tardes del verano. Se acerca y descubre a Eduard violentando a una niña esclava en cuyos ojos Elizabeth vio toda la angustia de la esclavitud. A partir de ese momento considera romper su compromiso matrimonial y huir de la región a otro estado abolicionista como Ohio. Todo un reto para la hija de una familia defensora de la esclavitud.

Elizabeth va a ver al joven Matthew Jonhson, a quien había tratado como amigo y con quien compartía opiniones y lecturas. A él le plantea la posibilidad de contraer matrimonio sin autorización de sus padres. Matthew que estaba enamorado de Elizabeth pero que nunca hubiera osado proponérselo porque no tenía posesiones, acepta complacido. Ella encuentra su partida de nacimiento en el despacho del señor Winewright y se casan en secreto al día siguiente.

Después comunican a los señores Winewright los hechos consumados y salen de la propiedad de los Winewright tras haber sufrido amenazas.

Tras establecerse en Ohio, Elizabeth queda embarazada. El parto es doloroso, extenuante y muy peligroso. Piden ayuda y acude una partera negra que resulta ser Mattie.

Se cierra el círculo. Mattie, la esclava fugada había conseguido cruzar el río Ohio, límite de los estados secesionistas.

Algunas descripciones pueden resultar duras, aunque lo que predomina es la ternura.