La Inmortal

Judit es una niña de casi doce años que dibuja muy bien. Vive con su madre y su abuelo en Ginebra. Su padre, un famoso pintor, se marchó a Hungría cuando era pequeña. Judit está preparándose para participar en un concurso de dibujo cuando, inesperadamente, el ajedrez se cruza en su camino y comienza a aficionarse. Judit jugará muchas partidas, pero una de ellas le va a cambiar la vida. La disputará contra Mr. Aliyat, un extraño maestro del ajedrez, nacido en Irán, que se comunica a través de enigmáticas notas.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
224
978-84-683-3304

Premio Edebé de Literatura Infantil

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela juvenil de formación, ambientada en Ginebra (Suiza) en la época actual. La protagonista es Judit, una niña que va a cumplir 12 años y su mayor ilusión es participar en el Campeonato de Retrato Artístico de la ciudad, ya que es una gran dibujante. Pero un día en el Parc des Bastions (célebre por su ajedrez gigante), descubre el juego del ajedrez y este juego le ayudará a cambiar su vida. Hija de padres separados desde que tenía cuatro años, con el paso de los años se ha convertido en una niña de mal genio, maleducada en el trato con la gente y que sufre continuas rabietas. Así, la trama plantea en este caso que la ausencia prolongada del padre le ha creado una sensación de inseguridad y abandono que no ha podido superar en la niñez, a pesar de las terapias de los psicólogos y de la ayuda de la familia.

En un momento crítico, a punto de comenzar la adolescencia, Judit descubre una terapia perfecta en el juego del ajedrez, en sus reglas llenas de sabiduría y en las virtudes de sus contrincantes (especialmente, Mr. Aliyat), que le ayudarán a modificar su comportamiento y dar un sentido trascendente a su vida. Apoyada de forma incondicional por su madre y por su abuelo, encontrará la amistad, el cariño y el equilibrio personal para crecer interiormente, porque “para ser un buen ganador, hay que saber perder” (p. 21).

Junto a los temas expuestos, también hay que destacar el de la inmigración y los extranjeros sin papeles, ya que Mr. Aliyat, de origen iraní, carece de documentación y en torno a él se genera un gran conflicto, lleno de prejuicios con respecto a las personas que provienen de otras culturas y tienen otras costumbres. Así, el tema de la aceptación, tanto de las personas diferentes como de las situaciones personales complejas (propio también de la psicoliteratura), se convierte en el eje central de toda la novela, en la que destaca la voluntad y el esfuerzo personal para conseguir nuestros sueños.

Por último, desde el punto de vista formal, conviene destacar la voz del narrador que mantiene el misterio prácticamente hasta el final. Se trata de un narrador en primera persona, desconocido, “testigo” de todos los hechos y de las conversaciones más íntimas entre los distintos personajes, y que juega continuamente con el tiempo, en una estructura temporal compleja de rememoraciones de sucesos pasados. El relato sorprende por su estilo ameno, ecuánime, objetivo  y directo, con continuas alusiones a los jóvenes lectores en la tradicional segunda persona de implicación.

Por todo ello, la novela ha obtenido de forma muy merecida el Premio Edebé de Literatura Infantil 2017.