La isla de las mil historias

Una pequeña isla perdida en el Mediterráneo, entre Sicilia y el norte de África, es el escenario imaginado por Catherine Banner para desarrollar esta cautivadora alegoría sobre la radical transformación de Europa durante los últimos cien años. La historia comienza con la llegada a Castellamare de Amedeo Espósito, un joven originario de Florencia que viene a ocupar el puesto de médico permanente en ese remoto peñón, donde el tiempo parece haberse detenido antes de la primera guerra mundial. Allí establecerá su hogar e iniciará una larga saga cuyos miembros, hábiles narradores de historias, transmitirán de generación en generación los secretos de la familia y los avatares de un siglo vertiginoso y convulso. Aunque Amedeo desembarca dispuesto a realizar su tarea con seriedad y rigor, un hombre inquieto y curioso como él no puede sustraerse al hechizo de la isla. Así pues, cuando surge la oportunidad de comprar el abandonado bar del pueblo, el joven doctor ignora que aquella «casa al borde de la noche», como se la conoce por estar ubicada en un sitio impresionante frente al inmenso mar, será un punto de inflexión en su vida y se convertirá en el centro social de Castellamare. Desde ese mirador privilegiado, Amedeo y su esposa Pina, una isleña inteligente y hermosa, verán transcurrir los acontecimientos más significativos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
512
978-84-9838-803
Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (2 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

2 valoraciones

Género: 
Tema(s): 

Comentarios

Imagen de polvorista

Tomando pie de una isla imaginaria a la que llama Castellamare que la autora situa frente a Sicilia y la ciudad de Siracusa, se va contando la historia de tres generaciones de una familia del lugar, desde antes del comienzo de la I Guerra mundial hasta pricipios del siglo XXI. Es un relato que atrapa desde el comienzo. La autora sabe contar historias con amenidad y profundidad. La narración de lo cotidiano con sus aventuras, chismes, cotilleos, acciones heróicas y las pasiones buenas y malas van dibujando la novela sin cansar. Una multitud de personajes, isleños, a los que acabas queriendo y las costumbres y tradiciones que acabas celebrando.