La niña más pequeña de toda la escuela

A Sally McCabe nadie la veía. Era la niña más pequeña de toda la escuela. Pero Sally se fija en todo: desde las veintisiete llaves del conserje hasta los abusos que se cometen en el patio del recreo. Un día Sally se harta y decide plantarse. Aprovechando una oportunidad, hace frente a los abusones y así descubre que una niña pequeña puede lograr grandes cambios.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2018
32
978-84-9065-382

Ilustraciones de Christian Robinson

Traducción de Concha Cardeñoso Sáenz de Miera

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Álbum ilustrado para pequeños lectores sobre la importancia de la educación y de las relaciones sociales. La protagonista es Sally McCabe, la alumna más pequeña del colegio, por eso nadie se fija en ella. Sin embargo, Sally es muy observadora y siempre está atenta a todo lo que sucede a su alrededor: mira el paisaje, los cambios de la naturaleza, de los animales, pero también observa a sus compañeros que, a veces, se empujan, se insultan, se ponen la zancadilla y se pelean por nada. Hasta que un día decide intervenir y dar su opinión ante toda la escuela.

El relato, aunque breve, presenta temas muy interesantes como la capacidad de observación, la educación y los buenos modales, el cuidado del lenguaje y de los pequeños detalles, y la necesidad de contar con la colaboración de todos para crear una sociedad mejor. Como afirma el autor del texto, la obra está dedicada “a todos los que se fijan en las cosas que pasan” y, aunque sean pequeños, deciden cambiar aquello que está mal con su aportación personal.

En la obra hay que destacar tanto el texto como las ilustraciones. El texto está escrito en versos irregulares, en forma de pareados, que se mantienen bastante bien en medida y rima en la traducción española: una característica que gustará a los pequeños lectores y que les ayudará a memorizar algunas frases.

En cuanto a las ilustraciones, de gran tamaño, están elaboradas con trazos muy sencillos, pero están llenas de colores vivos y presentan con gran acierto la historia que se narra. Son obra de Christian Robinson, un famoso ilustrador norteamericano. Tímido y menudo en el colegio, como la propia Sally, también descubrió que, a pesar de ser pequeño, las cosas se pueden cambiar si se tiene valor y voluntad.