La reina sin nombre

Una niña huérfana es acogida por los albiones, un pueblo que en el siglo VI habitaba los montes del noroeste de España. Conocida por ellos como Jana, aprenderá los secretos de las artes curativas de la mano del druida Enol y participará activamente en los conflictos territoriales de su época. Su ímpetu la situará en el trono de Albión junto al rey Aster, su gran y único amor. No obstante, pronto descubrirá su ascendencia real y será reclamadas y raptada por su verdadero pueblo: los godos.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2006
480
2009
591
978-84-9872-184

Colección: Histórica Zeta

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3.64706
Average: 3.6 (17 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

17 valoraciones

Comentarios

Imagen de skaryley

Me ha parecido fascinante, esa manera de contar la historia sobre los ritos, las religiones y cultura de los pueblos de esos tiempos combinandolos con ese toque romántico a la vez en un tiempo de guerras y pasiones desbocadas me encanto. Considero que la autora supo plasmar en su libro una historia vívida y emocionante que atrapa al lector y lo invita seguir leyendo esta maravillosa historia

Imagen de acabrero

Me ha sorprendido esta novela porque verdaderamente se puede llamar histórica. Aún sabiendo que los datos estrictamente históricos son pocos, sin embargo todo lo que se escribe tiene coherencia y se mueve dentro de los parámetros de los referencias que se conocen. Es lo que hace que se lea con gran interés, y creo que es el gran mérito de la autora, que el lector se sitúa en un ambiente, en una época de la historia de España muy poco conocida. Por lo demás, me parece un poco larga. Pienso que se podría decir lo mismo con menos palabras. Se hace un tanto lenta y a veces repetitiva. A pesar de todo, la verdad es que se lee bien y no se pierde la tensión de la narración. El alo sentimental de las historias de los protagonistas y el misterio en torno a la copa del poder le dan un interés grande a toda la narración.

Imagen de mgarregui

Apasionante. No he podido dejarlo hasta terminarlo. La historia de Jana llamada por los del Norte o Clotilde llamada por los godos es apasionante. Un libro en el que se mezclan la aventura, el amor, el sacrificio, la Historia, los afanes del ser humano...
Estoy de acuerdo con Porto en que algunos pasajes se hacen pesados, yo creo que le falta un par de revisiones más al estilo y el modo de narrar: a veces muy denso, a veces muy escueto, pero no en el momento preciso. Pero la historia lo salva todo, me parece; el argumento es muy bueno. Una mujer que no sabe quién es hasta casi el final de sus días, que se me metida de lleno como la causa de la guerra entre los distintos pueblos, una heroína sin brillo... un libro precioso.

Imagen de Azafrán

María Gudín ha creado con su novela “La Reina sin nombre” un imaginario cuyo referente es la península Ibérica del siglo VI poblada por diversos grupos étnicos de raíces celtas que vivían en castros diseminados por la cordillera Cantábrica y sus estribaciones (Montes de León, Macizo Galaico y Montes de Zamora, Carpurias…)
Los celtas, celosos de su independencia, ya se habían enfrentado con éxito a los romanos y a los suevos. Ahora les toca aunar fuerzas, bajo el símbolo del Santo Grial, y luchar contra los godos capitaneados por Leovigildo.
Por entonces la corte reside en Mérida y los godos pelean en otro frente, en el sur, contra el Imperio de Bizancio que mantiene sus posiciones en Córdoba y Sevilla.
Leovigildo aspira a suceder en el trono a Atanagildo, que ya anciano morirá sin descendencia. Para ello busca a la única heredera de la dinastía merovingia, la nieta de Clodoveo, la hija de Amalarico. Una joven que ha sido criada por un druida albión en un castro celta y que ya ha dado a luz al hijo del líder de los albiones.
La novela, en su primera parte, y mediante el relato directo de Jana, la reina sin nombre, presenta al lector la trama en el momento en que es capturada por los suevos y llevada como esclava a Albión. Jana, con sus recuerdos, explica al lector todo lo conoce de su vida hasta ese momento que se compendia en un gran misterio del que sólo sabe que ha curado a un rebelde herido mortalmente por los suevos con la ayuda de una medicina elaborado en una copa muy especial.
En el castro de Albión, situado entre los acantilados del Mar Cantábrico, Jana conseguirá hacerse respetar por su destreza como curandera o sanadora. Y allí sobrevivirá a la tiranía de Lubbo hasta la llegada de Aster, el soldado herido a quien ella había ayudado a curar, y líder de los pueblos libres. Aster es el héroe de la epopeya de los pueblos cántabros que luchan por mantener su libertad y sus tradiciones. Aster representa al líder generoso y magnánimo que renuncia a su felicidad por cumplir su misión, la misión de aunar a los pueblos libres del norte. Algunos de sus más próximos pagan con su vida la lealtad.
Jana desconocedora de su pasado, ama tiernamente a su esposo y a su hijo y sirve al pueblo celta con los conocimientos sobre plantas medicinales que el druida le ha transmitido. Pero se resiste a entender que con su sacrificio personal, con su renuncia y alejamiento del pueblo Albión, tal vez librará, a los habitantes del castro, a su propio esposo y a su hijo de tan sólo unos meses, de la amenaza de muerte de los ejércitos de Leovigildo. Se entrega a los godos para convertirse en la madre de Hermenegildo y de Recadero, futuros líderes y reyes godos.
En la segunda parte de la novela son dos los narradores. El druida de nombre celta Enol y de nombre francés Juan de Besson, explicará a Jana, ya reina de los godos, los misterios que envolvieron su infancia y los orígenes de su dinastía. El druida, ya moribundo, desea encontrar la paz de su espíritu y confiesa sus pecados. La reina no sólo sabe perdonarle; también le asiste en sus últimos momentos como a un padre.
Después vuelve a ser la voz de la reina, hija de reyes y madre de reyes, quien tome la palabra hasta el final del relato para dar cuenta de lo que ocurre en la corte de los godos, de la política que se sigue y del destino de su propia vida y de la de sus hijos.
En definitiva, una novela que no tardará en llevarse al cine pues reúne todos los ingredientes necesarios para mantener la atención del lector y del espectador y, al mismo tiempo, resulta enriquecedora desde un punto de vista cultural.

Imagen de cfuente

La novela mantiene su interés sobre las aventuras y desventuras de su personaje principal “Jana” que reúne una cualidad muy sugerente de percibir cosas del pasado, presente y predecir el futuro, basando en estas cualidades el fondo de la narración. Otro elemento esencial en la novela es la copa sagrada de los celtas, siendo la causa de todas las aventuras y luchas de la novela.
Se trata de un buen reflejo de una época confusa de la historia medieval española y europea donde rivalizaron las viejas religiones de cultos bárbaros y la nueva religión cristiana con sus luchas entre arrianismo y la ortodoxia romana.
Novela histórica agradable y fácil de leer, muy bien documentada y trabajada, trata con claridad y acierto sus planteamientos morales y trascendentales

Imagen de Porto

No parece una primera novela porque tanto el desarrollo de la acción como el retarto de los personajes es bueno. Sin embargo me parece lenta en varios momentos y demasiado detallista en descripciones de paisajes que a veces rompen mucho el ritmo narrativo. De las dos partes que tiene el libro la primera me parece más cuidada y más agradable de leer. Como novela histórica y teniendo en cuenta la escasez de fuentes me parece que es un logro.

Imagen de aita

Esta primera novela de María Gudín promete mucho. Es un placer su lectura, llena de detalles, de finas percepciones. quizás un poco lenta para lo que se estila, pero se lee con gusto. Es difícil recrear la época histórica de los godos en España, por escasez de fuentes documentales, pero la autora ha sabido captar con altura la ambientación.

Imagen de aldebaray

Esta es la primera novela de María Gudín, es una historia del pasado, en la que las fuentes de documentación hablan por sí solas, y la narración de un amor difícil y una cultura compartida en la Península Ibérica. Es una novela sorprendente, que se adapta a un guión pensado a medida, donde todos los detalles concuerdan y vemos la luz en una trama inquietante, desarrollada y apta para la explicación de las civilizaciones que se asentaron a lo largo de una España sin formar, pasto para las comunidades de los astures, cántabros y celtas, que lucharon ante la amenaza de los romanos, suevos, vándalos y godos. En ella se relata la cristianización de la península ibérica y los personajes alcanzan su destino a través de muchas dificulatades.