La sonrisa de los peces de piedra

Jaime, un chico de 17 años, acompaña a su madre al Cementerio de San Isidro para visitar la tumba de su abuelo, recientemente fallecido. En el camino, ella se para ante otra lápida y no puede contener las lágrimas. El comportamiento de su madre y el hecho de que la tumba esté llena de cáscaras de pipas desconciertan a Jaime hasta el punto de que se decide a investigar quién es ese tal Santiago Muñoz Gallardo, cuyo nombre figura tallado en la piedra. Jaime conocerá a la hija de Santiago, una chica un poco más joven que él, que visita a diario la tumba de su padre porque no termina de aceptar su muerte. Mientras tanto, la madre de Jaime escribe en un cuaderno lo que no se atreve a decir a su hijo con palabras.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2017
224
97884698333

Premio Anaya 2017 de Literatura Juvenil

Valoración CDL
3
Valoración Socios
3
Average: 3 (1 vote)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4

1 valoraciones

3
Género: 

Comentarios

Imagen de amd

Novela de intriga, con un marcado carácter sociológico, en que la autora sabe mantener el interés y la duda hasta el final.  El relato está narrado en primera persona por el joven protagonista de 17 años, Jaime, y gira en torno a las relaciones familiares que se desencadenan en el hogar tras la muerte de su abuelo y conocer que es hijo de madre soltera: “Muchas veces tomamos decisiones en la vida que nos llevan a un sendero oscuro que jamás habríamos deseado pisar” (p. 41). Los sentimientos contradictorios del protagonista (sus temores, sus dudas, sus esperanzas) se van intercalando en la novela con la voz de la madre, que en un cuaderno (a modo de diario) va relatando los sucesos que ocurrieron veinte años atrás. De esta forma, se rememoran los momentos de auge y decadencia de la “movida madrileña” en los años 80, los excesos y la degeneración que inundaban las calles: “Tenía un terrible lado oscuro que mató a muchos y dejó enganchados a bastantes más. La gente se lanzó a las drogas, sin conocer sus consecuencias y sin querer verlas”.
Así pues, desde un tiempo presente actual, el protagonista en la búsqueda de su identidad personal presenta temas interesantes como la pérdida de un ser querido (el abuelo con el que ha convivido desde que nació), las relaciones de amistad y el primer amor, la creatividad y el desarrollo de las capacidades personales propias (música, literatura, fotografía). Por otra parte, en torno a la figura de la madre, la acción se sitúa en la década de los años 80 y se tratan temas más comprometidos en los que se pone de manifiesto el peligro y las graves consecuencias que produce el consumo de drogas, alcohol y tabaco en los jóvenes de cualquier época. 
Con esta novela Rosa Huertas, autora ya consolidada en el ámbito de la literatura juvenil por sus publicaciones anteriores, ha obtenido el Premio Anaya 2017 a la mejor obra de Literatura Infantil y Juvenil en España. Además en esta cuidada edición destacan las ilustraciones de Javier Olivares, que se intercalan a lo largo del relato y describen muy bien el ambiente de la movida madrileña. En ellas se presentan los locales de moda y los espacios más significativos como la Fuente de la Fama, cuyos peces o delfines de piedra dan título a la obra: lo más importante es que estos peces sonrían cuando nos acerquemos a la fuente.