Las aventuras de Tom Sawyer

En una pequeña ciudad a orillas del río Mississippi, Tom y sus entrañables amigos viven los más inolvidables aventuras. Sus jóvenes corazones palpitan con entusiasmo cuando deciden vivir como piratas o como bandoleros, o cuando se ven envueltos en sucesos misteriosos y aterradores que transforman la realidad cotidiana en algo más atractivo y mágico... Un divertido relato con una poderosa fuerza vital.

Ediciones

Edición Editorial Páginas ISBN Observaciones
2005
304
978-84-667-452
2016
320
978-84-670-4847

Colección: Intrépida

Valoración CDL
4
Valoración Socios
3.666668
Average: 3.7 (9 votes)
Interpretación
  • No Recomendable
  • 1
  • En blanco
  • 2
  • Recomendable
  • 3
  • Muy Recomendable
  • 4
Género: 

Comentarios

Imagen de javips

Es un libro entretenido con muchas aventuras en las que el protagonista termina por meterse en un misterio con su amigo Huckelberry Finn.

Imagen de mikolaj

THE ADVENTURES OF TOM SAWYER
Mark Twain. Penguin classics. London 1997

Deliciosa historia de Tom, un huerfano que vive con su tía Molly y su hermano Sid, es amigo de Joe Harper y Huck Finn, y está enamorado de Becky Harper (hija del juez de Saint Petersburg en Missouri). Las aventuras son dramáticas y llenas de humor a la vez. Reflejan muy bien la mentalidad, afan de aventuras, y sentimientos –virtudes y defectos- de un chico de 14 años. La sociedad americana de entonces es religiosa (presbiteriana), aunque con algunos tintes de racismo: los negros, indios y hispanos son ciudadanos de segunda categoría. Todos los chicos tendrian que leerlo antes de cumplir los 14.

Imagen de wonderland

Alguien ha dicho que Las aventuras de Tom Sawyer es, ante todo, un libro de memorias. Y, en efecto, el relato de las cosas que le suceden a Tom Sawyer en esa pequeña ciudad a orillas del Mississippi bien puede ser una rememoración de la niñez de Mark Twain. A través de los ojos de sus personajes, el autor nos ofrece la visión de una doble realidad: la del mundo infantil, primitivo, que el lector adulto ya ha perdido, y la del mundo adulto, confuso e ilógico, asentado en unas convenciones que no resultan ser preferibles en ningún aspecto a los códigos de valor de un niño. Es ésta una novela que no olvidará ningún lector joven y que acaso hará recordar y sonreír al adulto.